Nuevo hogar para Jorge

Y cuando a Jorge Gutiérrez le ofrezcan un contrato multianual, será cuando una historia de trabajo duro se coronará. Los Bucks de Milwaukee anunciaron hoy el contrato por 10 días del movedor chihuahuense Jorge Gutiérrez.

El mismo escenario de los Nets de Brooklyn hace un año, donde el coach Jason Kidd rescata del limbo a su jugador favorito de los Golden Bears de su alma mater. Pero a diferencia de los Brooklyn, con todavía el empuje del equipo con la nómina más cara y ambiciones fuera de sus posibilidades, los Bucks son en este momento un plan a cinco años que considera al futuro integrante del Salón de la Fama, Kidd, como una pieza importante de ese futuro.

Milwaukee quiere subir pero lo quiere lograr con identidad y estilo, construyendo cimientos, como otros hoy contendientes de la NBA (Oklahoma City y Golden State).

Y Milwaukee ni siquiera estaba pensando que los playoffs eran alcanzables este ciclo (pero están sextos del Este, con récord ganador, 23-22) y menos cuando su dorada segunda selección colegial, Jabari Parker, se voló la rodilla y terminó con su primer año en la NBA. Luego al siguiente día su delantero sensación Giannis Antetokounmpo tuvo una lesión y parecía que Dios odiaba a los Bucks (otra vez). Giannis ahora está tan bien, que participará en el concurso de clavadas del 14 de febrero.

Ahora, con la emergencia de Brandon Knight y un equipo en el que Jason Kidd puede tener la suficiente influencia, gracias al gerente general John Hammond, la historia de los Nets de hace un año podría repetirse, donde contratos de diez días llevaron a la eventual contratación del base mexicano, antes de que el deseo de limpiar la casa del dueño billonario ruso de los Nets, Mikhail Prokhorov, quisiera eliminar pérdidas (demasiado tarde) ante un equipo que cuando mucho le dará playoff este ciclo.

Ahora hasta quiere vender y largarse a Siberia donde la vida es más fácil.

Jorge no jugó siquiera un partido en el jersey de los Sixers de Filadelfia, que lo mandaron a waivers sin siquiera intentar ver si el norteño les podría ayudar a enfrentar su proyecto de reconstrucción; sus esperados largos años a la sombra. Si lo de Milwaukee funciona, los Sixers le hicieron un gran favor a Jorge.

Jorge regresó entonces al Charge de Canton donde en seis partidos promedió 15.2 puntos, 6 asistencias y 5 rebotes en 35.7 minutos por juego. Ahora pasa a los Bucks y eso podría ser algo interesante para un movedor de 26 años.

Porque Milwaukee es una apuesta de futuro hasta en estilo. Ahora mismo intenta desarrollar un proyecto por medio de jóvenes, con Jabari y Giannis como los pilares del plan. Y Jason Kidd quiere subirse al tren de entrenadores que fueron movedores de pelota y han cambiado las franquicias a las que han llegado, como recientemente, Mark Jackson (ex de Golden State), Steve Kerr (hoy con los exitosos Golden State), y en Milwaukee tiene libertad para ir armando el conjunto para desplegar su estilo.

Si Kidd logra venderles a nuestro compatriota Jorge (como pudo vendérselos a los Nets), que por otro lado es como el propio Jason (combo guard, que gana rebotes, inicia rompimientos rápidos, piensa primero en pasar y no tira demasiado bien, al menos en el inicio de su carrera NBA), Jorge podría haber llegado por fin a un lugar en donde sí tendrá oportunidad de desplegar su baloncesto y sí será apreciado.

Ahora mismo son solo 10 días de contrato, pero así fue su llegada a los Nets y él mismo se fue ganando todo lo que consiguió eventualmente.