Con los Spurs del Este

El analista de la cadena ESPN, Marc Stein tuvo la gran ocurrencia de bautizar a los Hawks de Atlanta como los Spurs de la Conferencia Este y luego de ver su récord en la malograda conferencia y el estilo de juego que ha impuesto Mike Budenholzer, no hay más que darle la razón a Marc. Después de todo Budenholzer pasó 17 años como el asistente del coach Popovich y el año pasado, su primero como entrenador de un conjunto, se vio que traía una filosofía distinta a la de sus predecesores y los jugadores la compraron y ahora lucen con una pericia y un estilo que muchos ya quisieran.

Para empezar, su estrategia de espaciar la duela para favorecer el tiro de tres nada menos que de tres delanteros de poder: Paul Millsap, DeMarre Carroll y Mike Scott, y si se le suma al arsenal el francotirador de siempre, Kyle Korver (no le digan Ashton Kutcher) y que los Hawks fueron el segundo equipo que más triples intentaron en la pasada campaña, incluyendo sus intentos desde las esquinas, otra señal de la formación que recibió el coach Budenholzer en San Antonio. Tienen hasta un centro que anota triples (que parece villano de película de James Bond), el entonces principal rival de Gustavo Ayón en la búsqueda de minutos, el macedonio Pero Antic.

Y con ellos, Atlanta se convirtió desde el ciclo pasado en un conjunto chapado a la usanza europea, aunque es cierto que cuando el centro dominicano Al Horford se lesionó de un músculo pectoral y perdió el resto de la campaña, el conjunto abandonó sus intenciones de competir en serio ese año y se dedicaron a pulir un estilo que esta campaña ya se ve muy afín al equipo y que hace ver a Korver, por años considerado con un súper tirador, pero nada más, como un sagaz líder capaz de dañar al adversario de muchas formas (a Korver este año le tienen pánico las defensivas).

Atlanta le da a los equipos para que escojan su veneno. Si descuidan la transición a la defensiva, sus guardias, Jeff Teague (insisto que este año debe ser All-Star, en verdad la NBA ha sido injusta con él los últimos años), o el llamado Rondo Alemán, Dennis Schroder y Sherlvin Mack los tasajearan con penetraciones al aro. Y si el rival es tan osado como para dejar que sus delanteros se desperdiguen por el perímetro, los triples les lloverán y los obligarán a pedir tregua.

Y esos mismos delanteros no son unifuncionales, porque equipo que les conceda la media distancia, verá lo que es efectividad de campo y quien les deje tirar de tres comenzará a alucinar. Por momentos parece que Atlanta tiene un gran talento para buscar el tiro más efectivo y cuando las cosas les salen no hay quien les pueda hacer frente.

Cuando el equipo está en sintonía Horford, (que es la razón por la que los Hawks no deben ser tomados a la ligera y los rivales ya no se extrañarían si fuera Atlanta quien sale representando en la Final al Este), funciona espléndido en el pick and pop y hunde su tiro de media que en más de una ocasión desespera al rival. Porque, ojo con los Hawks, comienzan a dar la misma impresión de los Spurs: de que jugadores de reparto que en cualquier otro equipo solo servirían para calentar la banca, en éste, cernidos a una filosofía de juego y a un sistema que poco a poco se va haciendo más habitual para los jugadores, cada uno de los jugadores luce completo y da esa impresión porque en conjunto, Atlanta puede hundir a cualquiera.

Y si no basta la frustración que causan en el rival por causa de que tienen que protegerse de sus hombres altos les anoten triples al por mayor, Korver ha perfeccionado ya sus movimientos a la Ray Allen para quedar libre utilizando las pantallas de sus compañeros para dejar caer sus triples, y al momento es el líder de efectividad de la NBA en tiros de tres.

En realidad, para hablar claro, un sistema como el de Spurs solo es posible luego de que los jugadores han estado juntos por años tratando de dominar hasta los puntos más finos de un sistema y hablar de que los Hawks podrían equipararse a esa construcción de los texanos, es muy aventurado en este estado. Pero los síntomas son innegables, la mano del coach Budenholzer se ve y en por ellos los Hawks son el equipo que tiene más asistencias en conjunto en la NBA, los que tienen una de las mejores técnicas para buscar el tiro adecuado a cada situación y su movimiento de balón por momentos es algo precioso y digno de ver.

Los Hawks pueden estar a años de ser los Spurs del Este, pero este año han dado y seguirán poniendo su argumento para que no abandonemos la idea. Y nuestro Gustavo Ayón estaba en este equipo hace muy poco... Damn...