Moneyball

Los modelos similares

No creo en el destino ni en la casualidad, sí en la causalidad. Justo ayer leía una frase de Stephen Hawking con la que me identifique: “Me he dado cuenta que incluso las personas que dicen que todo está predestinado y que no podemos hacer nada para cambiar nuestro destino, igual miran antes de cruzar la calle”.

Al analizar los ocho calificados a los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa, me percate de extrañas similitudes entre varios de estos equipos, mismas que los malpensados incluso pudieran nombrar como la mafia del poder del futbol.

Lejos de una mafia o un monopolio, estas coincidencias son producto de profesionalismo y modelos exitosos que se replican en cuatro Ligas del continente europeo.

Empecemos por los modelos y el más evidente. El ADN blaugrana está claramente implementado en el Manchester con el City. No solo en su técnico, Josep Guardiola, sino también en los directivos Ferrran Soriano y Aitor Begiristain.

También, y a pesar de profundas diferencias ideológicas, FC Barcelona y Real Madrid comparten la misma estructura como los dos únicos clubes de socios en esta etapa de la Liga de Campeones. El modelo de involucrar a la afición en el club funciona en Europa y así lo demuestran el dominio ibérico, con las seis Orejonas conseguidas entre blaugranas y merengues en las diez ediciones más recientes.

En un caso no tan evidente, Sevilla y Roma también comparten el modelo deportivo con el que Ramón Rodríguez Verdejo Monchi ha hecho campeones de la Europa League a los andaluces y tiene como protagonista europeo a los romanos. Monchi es el factor por el cual AS Roma y el Sevilla FC son los dos únicos clubes que no figuran entre los 20 equipos con mayores ingresos a nivel mundial según Deloitte.

Tampoco es casualidad que los otros seis estén ubicados en el Top 10 de dicha lista, ranking que completan los recientemente eliminados Manchester United, París Saint-Germain y un Arsenal que hoy disputa la Europa League.

Las cuatro Ligas de los ocho calificados a los cuartos de final acaparan ese mismo top ten; es evidente que son las competiciones que mayor atención provocan, por tanto más facturan y en consecuencia sus clubes invierten en auténticos combinados de estrellas que producen resultados exponenciales.

En la ecuación figuran dos propietarios norteamericanos, Tom Werner del Liverpool y James Pallotta del AS Roma, dueños de los Medias Rojas y los Celtics de Boston, respectivamente. Los dos gringos han implementado prácticas administrativas y comerciales que han mantenido a dos clubes históricos dentro de la élite Europea. Esto en contraste a la triste historia del AC Milán, de la cual les hablé en mi columna de la semana anterior.

Asimismo, es interesante mencionar que dos técnicos han dirigido a la mitad de los clasificados. Josep Guardiola ha comandado el banquillo en Barcelona, Manchester y Baviera, mientras Jupp Heynckes ha comandado a bávaros y merengues. La huella Guardiola estará claramente estampada en estos cuartos de final.

Todas estas conexiones nos señalan factores comunes de éxito en lo deportivo. Inversión en los planteles, reinversión en el caso de los clubes de socios y el Liverpool, así como la detección/scouting de talentos no descubiertos del modelo Monchi.

La estructura parece ser otro factor clave, tal como indica la concentración de los clasificados en tan solo cuatro Ligas. Es evidente que las competencias más potentes en lo deportivo y en lo comercial aportan más protagonistas a la Liga de Campeones.

Definitivamente todas estas coincidencias no se deben al azar y más bien representan una hoja de ruta en la que se pueden guiar equipos como el PSG y el AC Milán para aspirar a integrar este selecto club de triunfadores.