Otra Óptica

¿Salón de la F…IFA?

No me extrañaría que Jesús Martínez pasara de un socio poderoso a otro.

Empresarios exitosos que han apostado por el balompié han perdido una gran cantidad de dinero en el entorno futbolístico; sin embargo, hay algunos que gracias a su visión y habilidad en el medio de las patadas, han hecho fortunas.

En su mayoría, los grandes ganadores del futbol moderno han sido directivos (no dueños), representantes en la intermediación y futbolistas.

Estos últimos llevándose grandes cantidades en su trotar por las distintas plazas de la Liga Mx y la Liga de Ascenso.

En esta columna hablaré de un empresario con una visión que va más allá de lo que sucede en el rectángulo de juego y se relaciona más con el negocio del entretenimiento: Jesús Martínez Patiño.

El mandamás de Grupo Pachuca tuvo la visión de poner en el panorama nacional a la capital del estado de Hidalgo a través del futbol y la actividad económica que el balompié puede generar, aparte de los 90 minutos en el rectángulo de juego.

El negocio de Grupo Pachuca fue posible gracias a la visión inmobiliaria y empresarial de sus dueños para transformar grandes extensiones de terreno en unidades de negocio, generadoras de recursos.

Empresas cuya imagen era potenciada por el equipo de futbol, pero cuyo negocio o core business (en términos empresariales) no es necesariamente el balompié.

Alrededor de su marca y mote, crearon universidades, plazas comerciales, hoteles y restaurantes, entre otros.

Pionero en México en reconocer que los estadios se convertían en elefantes blancos durante seis días a la semana, en su estrategia de crecimiento y diversificación, Grupo Pachuca creó una propiedad muy interesante y muy apetecible para la siempre voraz FIFA:

El Salón de la Fama, que el martes tuvo su ceremonia de investidura, es una apuesta que desde mi punto de vista pudiera ser adquirido por la FIFA.

Este recinto, junto con su vecino, el Centro Interactivo Mundo Futbol, buscan generar flujo de aficionados y visitas a Pachuca e Hidalgo durante la semana.

Bajo la dirección de Antonio Moreno, son lugares realmente interesantes.

Sin embargo, Pachuca como ciudad no tiene una oferta turística lo suficientemente potente como para generar un gran flujo turístico.

Se pudiera argumentar que el museo de la fama de la NFL también está en un pequeño poblado de Ohio.

Pero esa comparación obviaría la inmensa diferencia entre la economía estadunidense y la mexicana.

Será realmente interesante observar si la FIFA decide apropiarse del recinto como lo ha hecho con otras propiedades de otros entes alrededor del futbol.

En la historia reciente, FIFA ha adquirido el Balón de Oro creado por France Football, de la Copa del Rey Fahd y la convirtió en la Confederaciones, de la Copa Intercontinental y de la Copa de las Naciones Danone a la cual convirtió en el Mundial Infantil.

Esa estrategia de expansión ha permitido a la FIFA ampliar su oferta a patrocinadores y televisoras, con ello aumentando sus ingresos.

Estos ejemplos demuestran que a la FIFA le gusta adquirir eventos y propiedades ya establecidas y no empezar de cero.

El Salón de la Fama y el Centro Interactivo Mundo Futbol son en términos de franquicias, un negocio llave en mano; en línea con el modus operandi de la FIFA.

La FIFA está instalada en Suiza por múltiples razones: entre ellas la protección que los Alpes ofrecen en temas de secreto bancario, confidencialidad y seguridad.

La limpia en FIFA de aquellos manchados por casos de corrupción puede incrementar la probabilidad de considerar recintos propios fuera de Zúrich.

Si esta adquisición sucediera, supondría un enorme retorno a la inversión para Grupo Pachuca en relación con el precio pagado por el predio que acoge a estos dos recintos y la construcción de los mismos.

No es descabellado pensar en esta posibilidad, ya que sabemos que Jesús Martínez no es ajeno a las alianzas estratégicas, en base al precedente de la compra de Carlos Slim de un porcentaje accionario de sus equipos.

Si bien Grupo Carso ya no participa en Pachuca y León, Carlos Slim no invierte sin haber hecho un análisis a profundidad de la oportunidad.

Los estados financieros de la empresa debieron ser claros y saludables para generarle confianza a un inversionista de tal calibre.

Aún hay aspectos por mejorar, como la calendarización del evento, que no permite la asistencia de muchos de los homenajeados extranjeros; aspecto clave para la internacionalización del recinto y del evento.

Sin embargo, insisto que esta es una propiedad llave en mano, tal como le gustan a FIFA, y Grupo Pachuca tiene gran experiencia en el sector inmobiliario, así como en alianzas estratégicas al más alto nivel.

Si Jesús Martínez fue socio de uno de los empresarios más exitosos a escala mundial y dueño de los derechos audiovisuales de los Juegos Olímpicos, no es descabellado pensar que su siguiente inversor pudiera ser la FIFA.