Otra Óptica

Regresa el mejor

El retorno de Rafa a la convocatoria del Atlas es una excelente noticia para nuestra liga y para la Selección.

El Káiser de Michoacán retorna a una convocatoria rojinegra después de dos meses y medio de haber aparecido en la ¨lista Clinton¨ del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

En nuestro país es bien sabido que tenemos el mal del cangrejo, ya que a muchos les molesta el éxito del prójimo. Esto sin darse cuenta que entre más personas exitosas haya en México, se crean un mayor número de oportunidades, las cuales generan un círculo virtuoso, el cual beneficia a la sociedad de la que todos formamos parte.

Quién esté libre de pecado, que arroje la primera piedra a Rafael Márquez. Hay que ser un santo para criticar al mejor jugador mexicano de futbol en la historia por verse salpicado en un caso en el cual también se involucró al cantante Julión Álvarez.

En el ecosistema o Entourage de las celebridades y deportistas pueden haber distintos personajes que resten a la imagen del futbolista. Amigos y familiares suelen subirse al tren de éxito de jóvenes que, en base a talento y esfuerzo, se ganan un lugar en la élite del deporte.

Una vez en esa élite, muchos personajes del entorno quieren la parte que consideran les corresponde por acompañar al protagonista en el viaje al éxito y pueden buscar esa tajada de diferentes maneras.

El caso de Rafa Márquez parece más una embarrada a una figura pública, o alguien de su entorno queriendo sacar esa tajada; que el involucramiento de un jugador excepcional. Es poco probable que un futbolista con la estabilidad económica que brinda haber jugado en Mónaco, Barcelona, Italia y Nueva York tenga necesidades económicas que lo lleven a explorar otros caminos.

Además, a Rafael Márquez lo representa uno de los mejores mánagers de este país, que ha manejado la carrera del eterno ‘4’ de gran manera con negociaciones acertadas, las cuales han permitido a Rafa jugar en uno de los tres clubes más importantes del mundo, el Barça, en un principado glamoroso con grandes ventajas fiscales, Mónaco, en Italia y en la Gran Manzana americana. Cuatro destinos laborales que cualquier cangrejo envidiaría. Además, en lo comercial ha conseguido al Káiser contratos importantes con Nike, Sura, Gillette, Gatorade, Bimbo, Danone, etcétera.

¿Que incentivo económico pudiera tener un deportista tan exitoso y con contrato vigente para vincularse en esos casos?

Además, es razonable pensar que si Rafael Márquez hubiera tenido ese apoyo financiero, hubiese sido él y no la televisora del Ajusco, quién comprase al Atlas.

El Káiser debería portar el brazalete de capitán del Tricolor en Rusia 2018 y liderar a nuestra selección en la Copa del Mundo por quinta ocasión. Y con ello igualar a Lothar Matthäus, La Tota Carbajal y Gianluigi Buffon en participaciones.

Su ubicación defensiva, exquisito trato de balón, contundencia, claridad en la salida y experiencia le vendrían muy bien a un Tri que carece de conexión con la afición. Será interesante observar si Rafael es convocado a la selección y al Mundial.

El futbol y el estado de forma los va a adquirir, por lo que salvo una lesión, sería justo respaldar al Káiser después de todo lo que ha dado por la verde y por nuestro país. También las marcas pudieran apostar por el que ha sido el mejor exponente mexicano en al balompié.

Los directivos y Juan Carlos Osorio tienen la oportunidad de darle a Rafael Márquez el lugar que su trayectoria y compromiso ameritan. Un Hugo Sánchez en plenitud no pudo disputar el Mundial de Italia 1990 por razones extra cancha y esa vitrina mundialista perdida, lo pone en desventaja con el Káiser en palmares a nivel selección.

A un Rafael Márquez todavía en un gran estado futbolístico y de forma, sería ingrato negarle la posibilidad de hacer historia.

Es posible que las marcas en esta ocasión no apuesten por Rafa. Sin embargo, en el cada vez más saturado panorama de patrocinios, para ganar hay que arriesgarse. Ahí está el caso de Nike y Andre Agassi con los paradigmas que rompieron entre ambos. Con el Chico de Las Vegas como figura de la marca norteamericana, ésta se convirtió en sinónimo de vanguardia y moda.

De ser convocado a Rusia 2018, la marca que apueste por el Káiser demostrará tener el valor y coherencia para estar en las buenas y en las no tan buenas.

Todos tenemos altas y bajas y es fácil estar en los buenos momentos. Sin embargo, es en aquellos donde el panorama no parece ser tan alentador que descubrimos quién realmente está de nuestro lado. Es momento de apoyar a Rafael Márquez y celebrar su regreso a las canchas.

Estoy seguro de que el Káiser volverá más fuerte que nunca, ya que no cualquiera llega y triunfa donde él lo ha hecho.

Para ello hace falta un ganador que supera cualquier adversidad y eso es lo que necesita la Selección Mexicana para volver a conectar con la tribuna: Un ganador que inspire a los mexicanos a alcanzar el éxito, tal como Rafa lo ha hecho.

Una fuente confiable y cercana a Rafa me dijo que ayer el Káiser tenía la ilusión, energía y ganas de un joven debutante. Dicho comentario me da certeza que sobre mi posición de que debido a su profesionalismo, calidad y amor por el futbol, Rafa debe ser el capitán y pieza inmune a las rotaciones de nuestra selección en Rusia 2018.