Otra Óptica

La pelea soñada

El combate del 6 de mayo entre Chávez Jr. y Canelo Álvarez debió haberse escenificado hace 7 años, pero era casi imposible lograr un acuerdo entre Top Rank y Golden Boy.

Esto hasta que el nuevo equipo directivo de Azteca y Azteca Deportes logró lo imposible: poner de acuerdo a dos enemigos que compiten siempre por el mismo talento, patrocinadores, funciones, etc.

Azteca apostó hace 10 años por el box como contenido. Con el concepto La Casa del Boxeo, Azteca Deportes revivió la pasión de los mexicanos por este deporte. Mismo en el que México es líder, no solo en peleadores de primer nivel, sino también en patrocinios y audiencia.

El anuncio de la pelea este lunes fue un alivio para nuestro futbol, que tuvo un fin de semana negro con los incidentes en Veracruz y Morelia y un Clásico sin espectáculo, el cual Chivas ganó por la mínima diferencia y cuya transmisión estuvo restringida solo a los usuarios de Chivas Tv.

Mientras el interés por el box crece y se transmite en abierto por Azteca Deportes (cuando antes se había cerrado al Pago Por Evento), la transmisión del futbol se restringe cada vez más, como este Clásico, solo accesible pagando por streaming.

También mientras en nuestros estadios de futbol hay peleas y botellazos que afectarán la intención de las familias de asistir a los partidos, esta pelea entre dos mexicanos se celebrará en la nueva arena T-Mobile de Las Vegas con lo que debe ser un lleno.

Esta arena, la cual está ubicada a unos pasos del famoso strip de Las Vegas, será la sede del equipo de NHL de esa ciudad y ha albergado numerosos conciertos y eventos de artistas de talla mundial.

Se espera un récord de audiencia y ventas que superen la famosa pelea del siglo entre Floyd Mayweather Jr. y Manny Pacquiao en 2015.

El interés por esta pelea ya se ve reflejado en los videos sobre la misma en YouTube. La cantidad de views es infinitamente mayor a cualquier contenido futbolístico.

El 6 de mayo por La Casa del Boxeo se transmitirá una pelea que nos recordará aquellos tiempos de oro de nuestro boxeo con las peleas donde Julio César Chávez padre derrotaba a el Macho Camacho, entre otras víctimas.

El mérito de Azteca Deportes fue convencer a dos promotoras rivales a sentarse sobre la mesa para conseguir una negociación ganar-ganar para todas las partes.

La unión de dos elementos de calidad muchas veces genera un efecto exponencial muy superior a la suma de sus partes.

Eso ocurrió cuando la AFL y NFL decidieron fusionarse y se creó una sola Liga con el Supertazón como campeonato unificado.

Sin comparar esta pelea con aquella fusión, los números no mienten y el interés inicial que reflejan las redes sociales y YouTube presagian grandes resultados comerciales en este evento para las dos promotoras y Azteca Deportes.