Otra Óptica

La Liguilla de los ricos

Dicen que el dinero no compra la felicidad, pero la inversión de sus dueños ayuda bastante en el caso de seis de los ocho invitados a la fase final.

Seis de los ocho equipos calificados a la Liguilla tienen un respaldo corporativo que les da la solidez financiera suficiente para armar planteles competitivos y, en consecuencia, obtener mejor resultados deportivos.

Haciendo un análisis de los 18 equipos de la Primera División, parece que solo Grupo Orlegi, encabezado por Alejandro Irarragorri, tiene como principal fuente de ingresos el balompié y las actividades alrededor de éste.

Se podría argumentar que Grupo Pachuca también; sin embargo, sería interesante analizar la proporción de los distintos negocios alrededor del futbol y aquella de los ingresos fuera de éste en materia inmobiliaria y comercial.

Nuestro futbol tiene un modelo de negocio envidiable para muchas Ligas y clubes.  Un modelo corporativo más parecido al de la FIFA, que al del espectáculo local autosustentable con los ingresos generados por la afición aún prevaleciente en algunas plazas europeas.

Televisión, uniforme, publicidad estática y otros ingresos dan para bastante, pero esta Liguilla nos demuestra que es la inversión de los dueños lo que hace la diferencia entre los calificados a la fase final y aquellos que se quedaron fuera de la fiesta.

Los dos equipos de Monterrey son propiedad de empresas de clase mundial. Lo curioso es que a pesar de tener enorme capacidad financiera, sus grandes y leales aficiones los hacen unidades de negocio muy rentables para sus dueños, que bien pudieran ser autosustentables.

Con la explosión del VOD (video on demand) puede que América sea el contenido actual más importante para Televisa; ya he dicho en otras ocasiones que a la televisora de San Ángel le sale más barato operar a las Águilas, que lo que le costarían los derechos de transmisión azulcrema.

Otros dos invitados: Atlas y Morelia son propiedades estratégicas para Tv Azteca, con las que además de mantener votos clave en la Federación Mexicana de Futbol, también asegura tener la Liga Mx como contenido en su parrilla de programación.

Como plaza, León puede ser la más interesante de las ciudades que albergaran la Liguilla de este Torneo Apertura 2017; La Fiera no tiene las múltiples fuentes de ingreso comerciales e inmobiliarias que Pachuca posee.

Los Esmeraldas son conscientes de esto y por ello repatriaron el talento e inteligencia de José Ramón Fernández Gutiérrez de Quevedo para dirigir su área comercial y de mercadotecnia.

Toluca, que durante años tuvo el respaldo de Grupo Modelo, ahora es dirigido por Francisco Suinaga, con un modelo de negocio donde el equipo de Valentín Diez Morodo ha incrementado de forma significativa sus patrocinios; para competir en una Liga donde los dueños corporativos pueden reforzar sus planteles con los fondos de su empresa y no de sus bolsillos.

En este sentido, Cruz Azul es el mejor ejemplo de cómo gastar dinero sin remordimiento alguno; la Cooperativa ha financiado plantel tras plantel en búsqueda de un título que no llega hace más de 20 años.

A excepción de Toluca, Santos Laguna, Pachuca y por ahí alguna que se me escape, las historias de terror de empresarios que se involucran en nuestro futbol abundan.

Las ventas de Comex, Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma y Cervecería Modelo, los respaldos corporativos se han reducido de manera significativa. ¿Quién será el próximo valiente?

Aun con esas salidas, esta Liguilla es el ejemplo de cómo el respaldo de las grandes empresas en tv, patrocinios e inversión de sus dueños es clave para el éxito deportivo. Solo León no es transmitido por Televisa o Tv Azteca.

Seis de los ocho equipos tienen patrocinios técnicos de multinacionales en sus indumentarias y cuatro de los seis tienen o tendrán estadios nuevos o remodelados. El dinero no compra la felicidad, pero en el futbol sí puede ayudar a por lo menos pasar a la Liguilla.