Otra Óptica

Buenas noticias para La Franja

Ya he escrito de cómo el dueño de un equipo y su inversión en el mismo tiene una correlación directa con el éxito deportivo. Con la profesionalización, globalización y comercialización del futbol, los propietarios que fungían como directores técnicos y deportivos se fueron acabando. Grandes empresas compraron equipos como contenidos o por otros objetivos comerciales.

La mayoría de los actuales dueños en la Liga Mx son tan ricos y poderosos, que el futbol no es su prioridad, pero como su fortuna indica, cuidan su patrimonio.

Las semifinales del Torneo Apertura 2017 fueron ejemplo de ello, dos de sus protagonistas son propiedad de las televisoras más importantes de México, mientras que los dos finalistas pertenecen a una cementera y una embotelladora de clase mundial.

También hemos hablado del interés estratégico de las televisoras en el futbol como contenido inmune al VOD y en el caso de Tv Azteca, liderada en materia futbolística por Gustavo Guzmán, también como asientos en la Federación Mexicana de Futbol para influir en materia comercial y audiovisual en la selección nacional.

Precisamente ese cuidado a inversiones estratégicas junto con la profesionalización y procesos corporativos son lo que ha llevado a los clubes a cuidar su propiedad intelectual. Un tema que no he abordado hasta ahora.

Mientras todo mundo habla de la Final, quiero tocar una cuestión que llamó poderosamente mi atención. La noticia de la victoria legal de Ricardo Henaine sobre la familia López Chargoy.

Los poblanos y aficionados a La Franja no deben estar tristes, ya que no hubo tal victoria. Aún no hay una resolución al respecto y esta noticia se filtró al saberse la venta del equipo; todavía no se presenta ningún documento que acredite tal veredicto.

Me consta que cuando la televisora del Ajusco tomó el control del equipo, la bronca del escudo ya existía. Nada pudiera hacerse si el contrato de compraventa de la familia Henaine a la López Chargoy no contemplaba la cesión y Ricardo Henaine había conservado los derechos de propiedad intelectual en esa compraventa. Sin embargo, el Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual (IMPI) entregará la marca al auténtico usufructuario, que será el dueño que acredite la Federación Mexicana con el certificado de propiedad de la franquicia.

Para que esto pase tienen que suceder varias cosas importantes: El dueño actual tiene que pasar un procedimiento ante la Femexfut que incluye la aprobación del consejo de propietarios. Esta sustitución del dueño no se podrá dar hasta mayo del próximo año.

Finalmente tendrán que ser los nuevos propietarios los que decidan si desean utilizar el escudo de siempre o plantear una nueva versión.

El de toda la vida, el actual o un nuevo diseño del escudo clásico lo conoceremos hasta el próximo Torneo Clausura 2018, ya que por tiempos de producción (los de los uniformes, entre otros) no dará margen antes.

Independientemente de la decisión de los nuevos dueños, al escudo actual le hace falta una mínima modernización.

Tal como hice en Coapa, donde homologué las múltiples versiones del balón y el continente, el escudo de La Franja necesita mejor definición en sus líneas y un mayor peso en sus elementos distintivos.

Para los puristas, no hablo de un cambio, sino de una mejora como la que hicimos en América. Escudo que el departamento legal de Televisa nos ayudó a registrar en una práctica que debería ser común entre los responsables de marca de los equipos con sus elementos de propiedad intelectual.

Para los nostálgicos, el escudo retro siempre servirá para versiones vintage de los jerseys y merchandising de colección. Renovarse no es malo y abre nuevas oportunidades comerciales.

Esa visión solo la ha mantenido Pumas a través de los años y ha sido de manera más orgánica que bajo una estrategia definida por las directivas felinas.

América lo hizo cuando recuperamos la “V” de los 80 y de la victoria, así como la muy bien lograda nueva versión de las Abejas Asesinas, con la que inicia la era de Mauricio Culebro, Santiago Baños, Miguel Herrera y Alfredo Tena al frente del equipo azulcrema.

Cuando Chivas lo ha hecho, han tenido jerseys realmente bellos y por ahí seguro se me escapan algunos ejemplos esporádicos de una práctica que debiera ser habitual.

En la Final regia que comienza mañana en el Volcán sería lindo ver algo aparte del clásico escudo, para que los aficionados conmemoren este gran enfrentamiento.

Si bien es cierto que habrá un ganador y que los aficionados del equipo perdedor no querrán nada que les recuerden dicha Final, también es cierto que el merchandising del campeón se convertirá en un objeto de colección y orgullo en la Sultana del Norte.