Otra Óptica

Las Vegas, la sede del Super Bowl LVI en 2022

El nuevo estadio de los Malosos será inaugurado una temporada antes, y la NFL ha asignado tres de las cuatro próximas ediciones a flamantes sedes.

Minnesota, Atlanta, Miami y Los Ángeles son las sedes confirmadas para los próximos Super Bowls. Tres tienen o tendrán nuevos estadios, mientras que el Hard Rock de Miami ha sido transformado con un techo que cubre la totalidad de las tribunas.

Bajo este patrón, no sería extraño que Las Vegas sea sede del Supertazón LVI en 2022.

Las Vegas sería una sede perfecta debido a su nuevo aeropuerto, enorme capacidad de alojamiento en sus múltiples hoteles y una oferta de ocio y diversión enorme; la cual la NFL podría tematizar durante el fin de semana del evento.

La capacidad del estadio (65 mil aficionados) sería baja para la asistencia habitual del Súper Domingo; sin embargo, la ciudad tiene suficientes escenarios para montar fiestas temáticas, con la última tecnología en áreas como la realidad virtual y la realidad aumentada (AR).

Con el avance de la tecnología en cinco años, estas fiestas bien pudieran superar la experiencia dentro del mismo estadio y poner a la NFL al frente de la transición del deporte al plano digital.

Los responsables de esta posibilidad son los Raiders y su mudanza a Las Vegas.

Es el tercer cambio de sede para una franquicia de la NFL en tan solo dos años.

Los Carneros ya jugaron en el Coliseo de Los Ángeles desde la temporada pasada y los Cargadores lo harán en el suburbio angelino de Carson a partir de septiembre.

La grandeza de la NFL logra que muchas de sus franquicias puedan cambiar de sede sin perder identidad: al no tener que cambiar el mote del equipo.

Los Carneros se fueron de Los Ángeles a San Luis y siguieron siendo los Rams.

Los Cargadores se van a Los Ángeles y seguirán siendo los Chargers.

Se puede argumentar que si bien esos dos equipos ya jugaban o habían jugado en California, el caso de los Raiders involucra un cambio de estado.

Lo más parecido fue cuando los Potros de Baltimore, a quienes Johnny Unitas hizo protagonistas, se convirtieron en los de Indianápolis; cuya identidad fue construida en gran medida gracias a Peyton Manning.

También hay equipos que tuvieron que reconvertirse para mudarse.

Cuando Art Modell mudó a los Browns de Cleveland, tuvo que renombrarlos como Cuervos de Baltimore.

Lo mismo pasó cuando los Petroleros de Houston se convirtieron en los Titanes de Tennessee.

No sería extraño que con la expansión global de la NFL, veamos a una de sus 32 franquicias mudarse a Londres, Inglaterra, en los próximos años.

Solo una afición parecería estar a salvo de un dueño que quiera llevar su equipo a Londres u otra ciudad: los Empacadores de Green Bay.

El equipo de Wisconsin es un club de socios donde 360 mil 760 accionistas compartimos la propiedad del mismo, con cinco millones, 11 mil 558 acciones que no reciben dividendos.

Ningún accionista puede comprar más de 200,000 acciones para evitar que el club pueda ser comprado por un multimillonario, tal como ha sucedido en el futbol inglés con el Manchester United y otros clubes.

La NFL es tan poderosa como Liga y sus franquicias son tan valiosas, que estos movimientos demuestran que sus dueños pueden reubicar sus empresas a las sedes donde más dinero generen, independientemente del arraigo de una ciudad hacia el equipo.

El futbol pudiera parecer un contraste: ya que no nos imaginamos al FC Barcelona convirtiéndose en los Azulgranas de Andorra para aprovechar las condiciones tributarias más accesibles en ese país.

O al Real Madrid mudándose a Asia y renombrándose los Merengues Japoneses para poder facturar cifras mucho mayores.

Sin embargo, no nos engañemos, ya que los clubes de futbol también responden a intereses y estímulos económicos que los llevan a giras veraniegas alrededor del planeta, y compiten en torneos continentales y globales, como el Mundial de Clubes a final del año.

El dato

Los hoteles que se encuentran en la principal zona de la ciudad de Las Vegas tienen un total de 62 mil cuartos disponibles.

30 aerolíneas tienen vuelos directos hacia Las Vegas, saliendo de diversos destinos de Asia, Europa y América.