Otra Óptica

Globalización deportiva y franquicias en México

El hombre siempre ha tenido en su ADN la conquista de nuevos mercados: Alejandro Magno se extendió desde Macedonia y Grecia hasta Asia y Egipto. El Imperio Romano abarcó Europa, Britania y alcanzó Medio Oriente. El Imperio Azteca extendió su control político, territorial y económico por diversos estados de México. La Colonia española reinaba sobre gran parte de Latinoamérica (a excepción de Brasil). El Antiguo Imperio Británico alcanzaba los cinco continentes en Australia, Sudáfrica, India, Estados Unidos y Canadá.

Una vez independizadas las naciones, la conquista siguió a través de las multinacionales, en lo que se denomina comúnmente como globalización. Fenómeno al que México se resistió (quizá en defensa de la industria local o de la soberanía nacional ante los imperios corporativos) hasta el sexenio de Carlos Salinas de Gortari y el TLCAN.

Hoy, las ligas y clubes deportivos también se han lanzado a los mercados emergentes en busca de patrocinadores, aficionados y ventas incrementales de productos licenciados.

Esta expansión global se asemeja cada día más al modelo itinerante de los seriales de automovilismo que al del circo local o el equipo del barrio o ciudad.

Los imperios deportivos más poderosos son la NFL, la NBA, la Liga Premier, la MLB, FC Barcelona, Juventus y Real Madrid. Estas ligas y equipos son las instituciones multinacionales más activas en la globalización del deporte.

Las grandes marcas internacionales basan mucha de su mercadotecnia en la experiencia alrededor de su producto. Por ello, el partido de temporada regular que se celebrará hoy en el estadio Azteca responde a acercar el producto estrella de la NFL: un enfrentamiento de temporada regular a uno de sus mercados prioritarios: México.

La NFL vende una gran gama de productos: el primero y más importante son los partidos en vivo. Sin embargo, no hay que olvidar que hay muchos otros como los múltiples artículos licenciados, la transmisión de tb, la liga de fantasy, etc.

Todos estos productos están disponibles en México hace muchos años, pero solo hasta ahora parece que nuestro país tendrá al menos un partido de temporada regular cada año. Esto es posible gracias al excelente trabajo que realiza la oficina local en México liderada por Arturo Olivé y también a la necesaria renovación del estadio Azteca que logró Yon de Luisa sin detener la operación del Coloso de Santa Úrsula.

Esto me lo confirmaron en entrevista, tanto Arturo Olivé como Raúl Zárraga (director de la oficina de la NBA en México), quienes me comentaron que los encuentros son posibles gracias a los recintos que se han construido o remodelado recientemente.

En cuanto a lo que a inmuebles se refiere, la expansión de la NFL tiene un factor muy especial que le transfiere historia a sus series internacionales: los partidos fuera de territorio norteamericano se juegan en dos de los estadios más importantes del mundo: el Azteca y Wembley.

No me extrañaría que la NFL también pudiera considerar albergar futuros partidos de su internacionalización británica en el Teatro de los Sueños en Old Trafford, en el estadio de Rayados en Monterrey, ciudad que albergará MLB en 2018, incluso en el nuevo Maracaná, donde el enorme mercado brasileño es difícil de pasar por alto en una expansión hacia Latinoamérica.

En la Sultana del Norte, la MLB también traerá la experiencia del beisbol al estadio de Monterrey del 4 al 6 de mayo del próximo año. Con ello, nuestro país tendrá la experiencia de las tres principales ligas del deporte norteamericano con derramas económicas esperadas de alrededor de 45 millones de dólares.

Es clásico escuchar en la presentación de estos encuentros y después de los mismos sobre la posibilidad de que México pudiera tener una franquicia en estas exclusivas y poderosas ligas.

Siempre suele dejarse abierta esa aspiración en un tono políticamente correcto, ya que se piensa que si MLB y NBA tienen equipos canadienses, en México también podríamos tenerlas.

No es algo tan lejano o utópico como pudiera parecer. Para Grupo Multimedios (propietario del estadio Monterrey), Televisa (dueña del estadio Azteca) o Tv Azteca (Arena Ciudad de México), los juegos de un posible equipo local en el beisbol de MLB, en el futbol americano de la NFL y en el baloncesto de la NBA serían contenidos importantes para su parrilla de programación.

Las tres son empresas exitosas y con experiencia relevante como propietarios en el mundo del deporte, razones por las cuales, no es descabellado pensar en posibles franquicias mexicanas encabezadas por estos grupos.

El partido de hoy, así como las series de NBA en diciembre y MLB en mayo del 2018, son un paso más hacia pertenecer a esos selectos clubes.