Otra Óptica

La experiencia y la ‘Furia’ en el nido águila

La estructura está diseñada para dotar al América de la estabilidad y la continuidad que genere títulos.

Esta estructura tiene como objetivo que la incertidumbre natural que conllevan los resultados en la cancha no interrumpa la continuidad de proyectos y funciones relacionadas al día a día de la institución.

Tal como Miguel Herrera vive una segunda etapa como director técnico de las Águilas, esta estructura también va por su segundo intento, pero con diferentes protagonistas.

En el primer intento, la trayectoria como futbolista de Ricardo Peláez hacía que aficionados y medios lo consideraran como el máximo responsable del Club, cuando su alcance abarcaba únicamente el área deportiva.

A Ricardo se le atribuían la falta de un partido en el Centenario o el desastre con el himno del mismo, cuando el máximo responsable de esas pifias era el presidente operativo.

En esta segunda etapa, la parcela operativa es liderada por un hombre que conoce perfectamente las entrañas del América: Mauricio Culebro.

A diferencia de José Romano, cuya experiencia en el futbol se dio como presidente en el Real San Luis, entonces propiedad de Televisa, Mauricio ha desarrollado gran parte de su carrera profesional en Coapa.

Mauricio empezó su carrera como secretario técnico del equipo (Coordinador de Operaciones en nomenclatura organizacional de Televisa).

Ahí tuve el privilegio de conocerle y trabajar junto con él. El trabajo del secretario técnico es fundamental para que un equipo de futbol funcione correctamente.

Sus responsabilidades van desde factores que todos damos por descontados: como los números y nombres en las camisetas, hasta labores tan complejas como la logística de desplazamientos nacionales e internacionales.

Mauricio conoce a cada empleado y ex empleado del Club América y todos le tenemos aprecio y respeto. Desde los utileros hasta los jugadores.

Consciente de la importancia de seguir preparándose, Mauricio estudió una Maestría en Administración de Empresas en la Universidad Metodista del Sur en Texas.

Después de esta preparación, regresó al América como director de operaciones. Si un sector de la afición americanista no le conocía, es debido a que el trabajo de Mauricio Culebro hasta ahora, consistía en que el equipo opere como reloj suizo en su logística, procesos, pagos, etc.

Ese trabajo no es de conocimiento público; sin embargo, reitero que es vital para el correcto funcionamiento de la institución.

El presidente operativo no es responsable de los resultados deportivos y no se le debe evaluar de acuerdo a lo que pasa en la cancha. América es un equipo complejo y ciertas personas no logran entender la trascendencia social del Club, a su afición y la relación con los medios de comunicación como aliados.

Por su trayectoria, Mauricio Culebro entiende el complejo entorno americanista perfectamente y, por ello, por su preparación, su trayectoria y su profesionalismo, seguramente tendrá éxito en tan merecida oportunidad a cargo de las Águilas.

Santiago Baños será responsable de la parte deportiva y vuelve a hacer mancuerna con Miguel Herrera. A diferencia de su primera etapa, el Piojo ahora tiene un contrato por tres años. Contrato que en el siempre inestable futbol mexicano, al menos le garantiza cierta continuidad.

También el reportar a su mano derecha, seguramente será importante para garantizar que dicho contrato se cumpla cuando los resultados en la cancha no lo acompañen.

Y mientras esas posiciones acaparan la atención, en Fuerzas Básicas se reincorpora el Capitán Furia, Alfredo Tena.

Jugadores como Diego Reyes, Hugo González y Raúl Jiménez se formaron con Alfredo al frente del nido. Alfredo al igual que Mauricio es un profesional extraordinario y nadie puede cuestionar su trayectoria en el América y el amor por los colores azulcrema. El Capitán Furia, además, regresa con experiencia europea tras ser auxiliar de Javier Aguirre en el Español de Barcelona.

A diferencia de la cúpula Águila anterior, donde Ricardo Peláez era el único directivo con pasado americanista, esta segunda cúpula bi-presidente azulcrema tiene una base muy solida: con un responsable operativo formado en Coapa y con amplio conocimiento del Club y con un referente experto en formación como el Capitán Furia, que además fue seis veces campeón con las Águilas.

Esta base, combinada con una dupla deportiva que se conoce perfectamente, puede dar al Club América estabilidad y la continuidad necesaria para que el trabajo se refleje en títulos.

La estructura

    Mauricio Culebro    Presidente operativo

    Santiago Baños    Presidente deportivo

    Miguel Herrera    Director técnico

    Alfredo Tena    Fuerza básicas