Otra Óptica

Embarrados

Piqué y el Barcelona se encuentran en una situación incómoda, debido a la consulta realizada el domingo.

El primero de octubre se celebró una consulta en Cataluña que dejó 893 heridos tras las cargas e intervenciones policiales durante el denominado 1-O.

Desde que el denominado estatuto no progresó, se incrementó una tensión social y política que data de 1714, cuando capituló Barcelona ante las tropas borbónicas y la cual se acentuó con la guerra civil española.

En el estatuto, entre otros temas, Cataluña planteaba una retribución equivalente a su contribución al PIB español. Es decir, que lo mismo que Cataluña aportara a la economía federal, retornara a la economía local.

En este tema hay una división importante, con múltiples argumentos a favor y otros en contra dentro de las mismas familias catalanas.

Gerard Piqué y el FC Barcelona se encuentran inmersos en la situación. Lógico, pero injusto, ya que son los máximos representantes de Cataluña en la selección española de futbol y en la Liga ibérica.

Ayer, Piqué compareció ante los medios de comunicación y defendió el derecho al voto y al diálogo, sin declarar su postura política.

Ese diálogo también fue la postura oficial del club azulgrana, que tuvo que jugar a puerta cerrada ante Las Palmas por varias razones:

La negativa de la Liga española a aplazar el encuentro, la incertidumbre en temas de seguridad y una posible invasión pacífica en el campo.

El comunicado oficial del Club señalaba: "El FC Barcelona condena las acciones llevadas a cabo hoy en muchas localidades de toda Cataluña para impedir el ejercicio del derecho democrático y la libre expresión de sus ciudadanos. Ante la excepcionalidad de estos hechos, la Junta Directiva ha decidido que el partido del primer equipo de futbol de hoy contra Las Palmas se jugará a puerta cerrada, tras la negativa de la Liga de Futbol Profesional a decretar su aplazamiento".

Sir Bobby Robson definió al Barça como el ejército no armado de Cataluña y siguiendo la lógica del inglés, en el Camp Nou se hubieran podido dar un sinfín de acciones y manifestaciones en las cuales la seguridad hubiera estado en riesgo.

Por ello, y a pesar del costo económico para la entidad azulgrana ante la negativa de la Liga para aplazar el partido, al FC Barcelona no le quedó otra opción: tuvo que jugar a puerta cerrada.

La postura oficial del club difiere con la ideología independentista del ex presidente Joan Laporta y pudiera tener un costo político para Josep María Bartomeu; entre el sector más proindependencia de los socios.

A pesar de ese posible costo electoral, el FC Barcelona no incendió más una tensión geopolítica que supera lo deportivo y en cuya mediación puede intervenir la Unión Europea.

La resolución de este tema determinará dónde jugaría el cuadro azulgrana en el futuro y hay mucha especulación al respecto.

La Liga francesa o la Premier League serían los destinos lógicos para el cuadro catalán por distancia, afinidad cultural, equipos de un principado y de País de Gales (Mónaco y Swansea), además de factores económicos.

En la Ligue 1, el Barça partiría con una ventaja parecida (aunque menor) a la del Mónaco en cuestión fiscal. Los jugadores tendrían una menor base impositiva en España y por consecuencia preferirían jugar en el cuadro catalán.

En la Premier League, los azulgrana serían parte de la Liga más desarrollada en términos económicos y la lógica indicaría que sus ingresos se incrementarían de forma importante; en un efecto similar al de clasificar o no a la Liga de Campeones. Otro factor a considerar sería la vigencia de contratos de tv y patrocinios.

¿Quién pagaría las cláusulas de salida de los mismos? ¿Se rescindirían automáticamente? Es importante añadir que Cataluña también tendría que afiliarse a la FIFA y la UEFA para poder disputar la Copa del Mundo y la Eurocopa.

Existen muchas variables a considerar en el tema y de cómo se resuelva este, vamos a ser testigos del posible cambio de Liga de uno de los tres principales clubes de futbol del planeta.

Mientras tanto, Gerard Piqué y el FC Barcelona se encuentran en el ojo del huracán, embarrados por una compleja situación que les supera.