Otra Óptica

La crisis de cada fin de semana de la Liga Mx

El viernes 10 escribí sobre un modelo de negocio propuesto por TV Azteca para mejorar el atractivo del torneo; hoy urgen nuevas fórmulas.

La semana pasada escribí que la televisora del Ajusco ha propuesto a la Federación replicar el modelo de derechos de transmisión de la Copa para la Liga.

Este modelo es conocido como Simulcast y consiste en compartir derechos de televisión entre múltiples cadenas.

Los partidos en Tijuana y Toluca se transmitieron en ESPN, TDN, TV Azteca y Televisa; pero en lugar de ver un espectáculo, los televidentes fueron testigos de agresiones a los árbitros.

Ya van varias jornadas negras en este torneo, con la afición de Veracruz, las agresiones arbitrales, las tímidas sanciones iniciales a dichas agresiones y la gota que derramo el vaso con la suspensión de la pasada jornada.

Al menos en su conferencia del lunes, Decio de María anuncio la creación de un comité que revisara procedimientos.

Suena muy bien y ojalá se hagan cambios de fondo y no solo de forma, como el habitual reciclaje de posiciones en la Federación.

El futbol mexicano necesita dejar de vivir una crisis cada fin de semana y que se hable del espectáculo en la cancha.

Un posible cambio es dar autonomía a las comisiones. Con entes independientes, la responsabilidad de estas crisis recurrentes no recaería solo sobre Decio de María o Enrique Bonilla: los malos serían otros y los directivos podrían dedicar a cuestiones estratégicas el tiempo que usan para ponerle el pecho a las balas cada vez que hay una situación complicada.

En contraste a este modelo centralizado, las grandes empresas se rodean de múltiples proveedores que les ayudan en la implementación de sus estrategias.

El futbol, desafortunadamente, tiende a aglutinar todas las decisiones y protagonismo en el dueño/presidente del equipo o el de la Federación correspondiente.

Nuestra Federación y nuestra Liga tienen los recursos suficientes para rodearse de los mejores proveedores de servicios y profesionales en México por una sencilla ecuación: Tienen buenos ingresos por patrocinios y sus costos no incluyen el principal desembolso de un equipo: los sueldos de los futbolistas. La Liga tiene el ingreso por los derechos de nombramiento del torneo de Liga y de la Copa, los cuales son pagados por BBVA Bancomer y Corona, respectivamente.

Mientras que la Federación tiene un amplio programa de patrocinio con empresas líderes a nivel nacional e internacional.

Si realmente se quiere ir a fondo hay muchos rubros en los que hay áreas de oportunidad y por lo tanto se pueden hacer planes para mejorar nuestra Liga a corto, mediano y largo plazo.

Algunos pudieran ser: la aplicación de mejores prácticas para incentivar la asistencia a los estadios, medidas de seguridad homologadas acorde a estándares internacionales, códigos de comportamiento para jugadores, sinergias en los programas de responsabilidad social de los equipos, mayor apertura a la prensa que no dependa del humor de los equipos, etc.

La Federación y la Liga ponen el ejemplo para el futbol amateur en nuestro país. Cuando las sanciones no van acorde a la falta, la repercusión no es solo la suspensión de la fecha; también es un pésimo ejemplo para los niños que practican este deporte.

Lo único rescatable, es que la crisis que estas sanciones desataron en la Liga Mx pueda convertirse en una oportunidad de evolución.

Un punto de partida para que el comité que anuncio Decio de María haga los cambios de fondo que se requieren en el futbol mexicano.

* * *

300 MILLONES
de audiencia acumulada en México de la Liga Mx por año y otros 140 millones en los Estados Unidos.

10 MILLONES
de dólares por año paga BBVA Bancomer a la Liga MX por los derechos de nombramiento del torneo.

150 MILLONES
de dólares requiere la Femexfut para cubrir sus costos cada ciclo mundialista, aproximadamente.