Otra Óptica

Un asturiano que lo dio todo en Cataluña

¿Quién puede dejar la dirección técnica de un equipo con Messi, Luis Suárez y Neymar? Desde afuera no se puede entender, desde dentro, sí.

Luis Enrique no continuará en el banquillo del FC Barcelona porque "necesita descansar". El técnico asturiano tiene el trabajo soñado por cualquier aficionado.

Sin embargo, una vez que ese sueño se convierte en realidad, la presión que conlleva el continuo escrutinio al interior de dichos clubes, la presión de la afición y los continuos cuestionamientos de la prensa, desgastan hasta el agotamiento.

Tuve la oportunidad de participar en la campaña de Sandro Rosell a la presidencia del Barça en 2010 y explorar oportunidades comerciales con el club.

Sandro también acabó agotado del acoso que desde Madrid se orquestó hacia su persona con el fichaje de Neymar como pretexto.

Contrario a lo que se dijo, Sandro decidió no continuar por las amenazas y ataques que recibió y no por fichar a uno de los mejores jugadores del mundo.

El Barça tiene una característica muy singular: Al ser un club de socios, su directiva y técnico responden a un sinfín de voces.

A los miles de dueños hay que sumar que Luis Enrique consideraba a la prensa como un enemigo al que tenía que afrontar varias veces a la semana.

Tampoco es fácil ganar todas las batallas que conlleva el cargo de general del ejército no armado (así definido por Sir Bobby Robson, QEPD) de la Cataluña Independentista.

Aparte de su impresionante cosecha de títulos, Luis Enrique tuvo muchos otros logros al frente del Barça. No le fue fácil manejar un vestuario lleno de estrellas y se enfrentó a ellas con el carácter que siempre le caracterizó; pero ganó la batalla sin víctimas y sacó el mayor rendimiento de sus estrellas.

También, de la mano de un Messi excepcional, ganó la quinta Liga de Campeones del club en Berlín. Esa gran campaña también llevó a Josep María Bartomeu a ganar la elección para presidente del club. Ese año, Luis Enrique recondujo una nave que se hundía, después de la derrota ante la Real Sociedad que acabó con la salida de la dirección deportiva de Zubizarreta.

Así hizo que los culés dejaran de añorar la era Guardiola y disfrutaran de su envidiable tridente. Logró estabilizar al club después de la transición que sufrió el Barça por el lamentable fallecimiento de Tito Vilanova y el año en blanco del Tata Martino.

También entiendo su decisión, ya que tuve la oportunidad de trabajar en el club de futbol más demandante de este país, en una experiencia que les puedo compartir.

Cuando trabajas para los grandes equipos y decides darlo todo, no hay un solo día de descanso.

En mi caso, siempre buscamos la satisfacción de aficionados, propietario, prensa, patrocinadores, jugadores, licenciatarios, ex jugadores y técnicos del Club América.

Y a pesar de que los resultados no se dieron en la cancha, logramos dar al equipo las bases de mercadotecnia, patrocinios, imagen y comunicación acordes a esa institución: desde homologar las distintas versiones que había del escudo, hasta implementar boletines de prensa y redes sociales del mismo.

Esto me implicaba manejar cuatro áreas al mismo tiempo: Mercadotecnia, Comunicación, Comercialización, en conjunto con Televisa, y Relaciones Públicas.

Y como en el caso de Luis Enrique, ese darlo todo después de cuatro años, me llevó a tomar otra oportunidad en el área de Mercadotecnia de Televisa.

Desde fuera esas decisiones no se entienden y la gente especula; sin embargo, desde dentro se sabe que después de darlo todo, como lo hizo Luis Enrique, un profesional necesita respirar antes de encarar el próximo reto.

El sustituto del técnico asturiano tendrá unos zapatos grandes que llenar después de que el club catalán por fin había encontrado identidad, estabilidad y resultados post-Guardiola.

TÍTULOS EN BARCELONA

TORNEO / TEMPORADA

Liga de España / 2015

Copa del Rey / 2015

Champions League / 2015

Supercopa de Europa / 2015 /

Mundial de Clubes / 2015

Liga de España / 2016

Copa del Rey / 2016

Supercopa de España / 2016