Juego de poeta

Como si no fuera rayado

Han transcurrido cuatro días, pero no puedo pasar por alto un dato que ya golpea a la historia oscura del Monterrey en su calidad de visitante.

El sábado pasado en Pachuca, los Rayados se rebelaron contra su identidad perdedora en patio ajeno.

Le arrancaron tres puntos al subcampeón del futbol mexicano, que no es poca cosa.

Pero el dato sobresaliente no fue lo que ocurrió la noche del 26 de julio en la Bella Airosa, sino aquel que aguarda el causante del mismo.

Al término del juego, había razones para tomar con calma su triunfo de último momento. Rayados había exhibido una cara inexpresiva en el primer tiempo. Había ofrecido un semblante muy acorde al de su pasado fuera de casa: nervioso y sin brío.

Pero en la segunda parte, los mismos 11 jugadores que iniciaron, cambiaron de postura. Se olvidaron de temores. Se desafiaron a sí mismos. Se envalentonaron. Se habían tardado, pero reaccionaron. 

Adelantaron líneas, se mostraron más agresivos y en 45 minutos pasaron de ser superados, a equilibrar el juego y finalmente a exhibir un futbol digno de un protagonista que no le teme a ninguna cancha.

En los minutos finales Dorlan Pabón entró al campo y anotó el gol del triunfo. El gol del dato inaudito del Monterrey. El dato que ha construido Carlos Barra, el mismo que hace 5 meses colocó los cimientos en Guadalajara.

Desde aquella fecha, el Monterrey versión visitante se ha comportado como si no fuera rayado.

Ha cosechado 4 triunfos, un empate y una derrota fuera del Tecnológico, una marca inverosímil para un equipo acostumbrado a no ganar más de dos partidos fuera de casa durante todo un torneo.

No obstante, el destacado rendimiento del técnico del Monterrey no se limita a su actuación de visitante, sino también de local, porque presume de una efectividad del 63 por ciento.

Barra está demostrando con creces que no es ningún improvisado en la dirección técnica, que como auxiliar le aprendió mucho a Víctor Manuel Vucetich, pero que está listo para olvidarse de roles secundarios y asumir uno protagónico como líder de un proyecto.

jaime.garza@multimedios.com