Juego de poeta

El nuevo guardaespaldas del Tri

Al término del empate de 0-0 en el amistoso contra la Selección de Chile, saltó una preocupación en el gremio nacional: la falta de contundencia del Tri.

Con la figura de Vela en la Real Sociedad, el cambio de lujo de Hernández en el Real Madrid, la promesa de Jiménez en el Atlético Madrid, con las vistosas pero intermitentes actuaciones de Giovani y el empuje y perseverancia de Oribe, no es la zona de ataque la que más debería de preocupar al seleccionador Miguel Herrera de cara a Rusia 2018.

Por el contrario, bien valdría la pena reconocer el hueco que dejará el líder y mejor jugador mexicano en los últimos tiempos: Rafael Márquez.

El gran capitán del Tri habrá de despedirse cuanto antes del Tri por su más grande defecto: la edad. ¡Qué grave es depender de un zaguero central de 35 años! Pero la culpa no es de él, sino de las inferiores de cada club, que en 15 años han sido incapaces de formar un futbolista de su estrella.

Claramente detrás de Márquez hay pocos prospectos para ocupar su sitio. Uno de ellos lo conozco bien. Es Hiram Mier. El regio se perdió el Mundial de Brasil por una cirugía en la rodilla derecha, pero está de vuelta.

En este torneo, la defensa rayada que él lidera marcha como la mejor de la Liga. Puede jugar de líbero o stopper. En cualquiera cumple con creces. Parece no tener tanta pinta de líder, pero fue capitán de la selección preolímpica. Y luego, subcapitán en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde México se llevó la medalla de oro.

Hiram es un ganador. A sus 25 años ostenta un título de Liga con el Monterrey (Apertura 2010) y ocho internacionales (entre Copa Oro 2011, Juegos Panamericanos, el  Preolímpico, Torneo de Esperanza de Toulon, Juegos Olímpicos y Concachampions).

Moreno y Reyes son buenos marcadores y juegan en Europa, pero no son líderes. El canterano del Pachuca, Herrera, presume de buenas condiciones, pero aún es precipitado vaticinar su futuro.

Hiram no es Rafa, pero en esa línea de tres centrales se requiere de un guardaespaldas inteligente y técnico o inteligente y rápido para auxiliar a los otros dos centrales. Hiram no tiene la técnica depurada de Rafa, pero tiene la velocidad que no tuvo Rafa.

Herrera puso a prueba al central Rayado en el duelo ante Bolivia y cumplió con su labor al jugar los 90 minutos.

jaime.garza@multimedios.com