Juego de poeta

"El déjà vu del Aztecazo"

A mi memoria llegan cuatro Aztecazos. Los más sonados. El primero por los ticos en el 2001. El segundo por Tigres en el 2005. El tercero por los catrachos. El cuarto de nuevo por ticos. ¿Habrá quinto y otra vez por Tigres?

En esos cuatro Aztecazos han estado involucrados dos víctimas que en el último mes paradójicamente se han unido: Selección Nacional y América. Y que por ahora ambos comparten al mismo entrenador. El carismático Súper Piojo.

El héroe de moda podría convertirse en el villano favorito del Azteca. Miguel presume de un equipo campeón, líder general, y que con poco futbol, le alcanzó para sacar un empate a goles en El Volcán.

Pero la suerte tiene fecha de caducidad. Y esa fecha podría ser este domingo 1 de diciembre en la Vuelta de los Cuartos de Final contra su peor enemigo: los Tigres. Hay un equipo que, cuenta la leyenda, no sabe lo que es perder en el Azteca en los últimos ocho años. Sí, ese equipo es Tigres. Ciertamente con otros jugadores, pero con el mismo dominio que desde el 2005 (en aquel segundo Aztecazo) ha ejercido.

Aquel 4 de diciembre de 2005, Tigres besó la gloria con un regreso de otro planeta. Perdió 3-1 la Ida en ElVolcán. En la Vuelta necesitaba ganar por tres goles para avanzar a Semifinales. Y ganó 4-1 con gol de último segundo ante el entonces campeón y líder general, el América. Sí, no el mismo equipo de la actualidad, pero sí la misma institución, en la misma instancia y en el mismo escenario.

Desde aquella fecha en que Julio César anotó el gol agónico que eliminó al América de Carrillo, los Tigres no han perdido en el Azteca. Cinco triunfos y tres empates es su marca. Una que debería de preocupar en Coapa.  Aunque tampoco pueden ignorar el incómodo antecedente de hace 8 años y el posible efecto de déjà vu que podrían sufrir.  Porque hace cinco semanas El Piojo y su equipo fracasaron al quedar eliminados en la fase de grupos de la Concachampions, cayendo en el Azteca ante el Alajuelense de Costa Rica.

Los ticos lo inventaron, Tigres lo magnificó y los hondureños lo convirtieron en moda. A finales de este año, los ticos repitieron la dosis y ahora Tigres desea hacer lo propio… el déjà vu del  Aztecazo persigue al campeón.