Juego de poeta

El que se cree "pobre"

Es común cuando una persona quiere aparentar algo más de lo que no es, pero es inusual cuando ocurre al revés. Que un rico en crisis interprete el papel de pobre.

Al parecer los Rayados ya se tomaron muy en serio su performance. El sábado pasado en Pachuca no sólo enseñaron su falta de recursos que ya todos conocemos, sino que además ofrecieron un espectáculo de displicencia y falta de amor propio.  Una semana atrás, contra otro poderoso, al menos mostró carácter e intención de ganar. Pese a sus limitantes, el corazón entregado en disputar cada pelota como si fuera la última le bastó para ganarse el reconocimiento de su público.

Pero habría que aclarar que la dramatización del Monterrey ha rayado en lo absurdo y ridículo. Ciertamente carecen de recursos en la cancha porque los reemplazos de las últimas figuras no han resultado lo que la directiva pronosticó, pero tampoco es como para arrastrar la cobija.

La nómina del Monterrey tiene la capacidad para ser aspirante a sexto, séptimo u octavo puesto, pero no debería serlo para deambular entre los últimos tres lugares de la tabla.

Rayados dejó de ser el rico del 2009 y 2010, y entre el 2011 y 2013 todavía le alcanzó para ganarse la representación del futbol mexicano y la Concacaf en las últimas tres justas mundialistas a nivel de clubes. Ahora pertenece a la clasemedia porque su dueño ha dejado de invertir por lo mejor, pero extrañamente sus números y actuaciones indican que se codea con la clase baja. En el papel este equipo no está más limitado que Querétaro, Puebla, Atlas, Chiapas, Chivas, Tijuana, Atlante y Pumas, pero está por debajo de todos ellos. Aunque no se crea, este Monterrey sí cuenta con ventajas considerables que hasta ahora no han sido aprovechadas. Es el equipo con mejor promedio de altura en el futbol mexicano y pese a ello recibe mucho más de lo que produce en pelotas detenidas. Su juego aéreo debería ser su fortaleza y, por el contrario, es su debilidad.  Si se lo propone, Rayados puede terminar el torneo como el peor de la Liga, pero si tienen vergüenza, levantarán la cara así como lo ha hecho el Atlante, un rival humilde que está logrando jugar y vivir como si formara parte de la alta sociedad.

jaime.garza@multimedios.com