Juego de poeta

El "Tuca" rayado

Hasta que el lunes a primera hora lo vi impreso en las estadísticas que maneja RG La Deportiva, caí en cuenta del inminente peligro al que se está exponiendo Rayados.

Antes de comenzar el programa, revisé todas las tablas de posiciones. La General, La Porcentual, Mejores Ofensivas, Mejores Defensivas, Mejores Locales, Mejores Visitantes, Disciplina y Próximos Juegos. En ninguna de ellas observé algo novedoso o que despertara mi interés. Nada fuera de lo normal. Nada diferente a lo de las últimas semanas. Pero después di vuelta a la página y reconocí una nueva tabla que se titulaba: “Porcentual del Próximo Año 2014-2015”.

Esta tabla suplirá a la actual 2013-2014 a partir de julio. Con detenimiento estudié cada dato. Como sabemos, la porcentual determina el rendimiento de los equipos en los últimos cuatro torneos y el año en curso.

Rápido ubiqué a Tigres en el sexto sitio. Un lugar cómodo para trabajar con respiro el próximo periodo futbolístico. Pero al bajar la mirada me di cuenta que el Monterrey se acomodaba en la engañosa posición 10. Entre Tigres y Rayados solo había cuatro lugares, pero una vez que dirigí mi vista a la columna de los puntos, me percaté que había 20 unidades de distancia. Una referencia que aterrizaba el momento de cada uno. Lo aterrador no fue haberlo comparado con su archirrival, sino con quienes le siguen de cerca, o peor aún, con los rivales que ocuparían los dos últimos lugares. En caso de salvarse, el peor ubicado seguiría siendo el Atlante.

En estos momentos, los Rayados apenas le sacan 15 puntos de ventaja a los Potros y 14 a los Camoteros. La crisis se ha agudizado porque el Monterrey ha avisado que no tiene corazón ni recursos para ganar, salvo al Veracruz que en la actualidad marcha con los mismos miserables 9 puntos de 33 posibles en el presente Clausura.

Está claro que al Monterrey le urge un Tuca Ferretti, un entrenador experto en acumular puntos, así como miles de veladoras y rezos por las próximas seis semanas, para que no pierda ese colchoncito  del precipicio, donde Atlante y Puebla luchan por alejarse.   

jaime.garza@multimedios.com