Juego de poeta

Tigres, ¿y tu rival soberbio dónde quedó?

Confieso que lo sigo extrañando. El América de la actualidad ha recuperado protagonismo y respeto de casi todos sus rivales en la Liga. Pero aún no recupera su esencia, ésa que adoptó cuando conoció la grandeza. Su amiga de antaño llamada soberbia.  Estas Águilas  se han distinguido por un perfil bajo que contrasta con el de sus dueños. Nadie levanta la voz para retar como lo hacían Carlos Reinoso, Cuauhtémoc Blanco, García Aspe, Ángel Reyna, Isaac Terrazas, El Piojo López, don Carlos Miloc, Ramón Díaz, Salvador Cabañas, Edu, entre otros tantos.

Estamos en la antesala del enfrentamiento Tigres contra América en El Volcán. El ocho frente al primero. Pero parece que los papeles se han invertido ahora que El Piojo  y sus 10 convocados americanistas se han distraído con la tarea de clasificar a México al Mundial.

Lobos, Villa y compañía lo han declarado: “América habrá deseado enfrentarse a otro rival…”.  Es tiempo que sigo esperando una respuesta del nido. Quizá El Piojo lo haga, quizá no. La última vez que se envalentonó frente a los felinos se llevó seis goles. Hace nueve años de aquello. Cuando dirigía a Rayados.

Hoy no encuentro ningún futbolista valiente de las Águilas que le responda a los “seguros” Tigres. Es posible que su nueva versión de arrogancia se base en ignorar al clasificado en octavo. ¿Los hará esto más peligrosos?

Ellos se saben campeones y líderes generales. Son el principal candidato para llevarse la corona. Pero no discutirán su posición con palabras.  Muchos hinchas comulgan con esta sensata versión americanista. Yo no. No me creo que 20 jugadores puedan ser inmunes a la prepotencia viviendo tanto tiempo en Coapa.

Una vez alguien citó: “A este equipo hasta por teléfono se dirige”. Sí, fue don Carlos recién fichado como entrenador de las Águilas.

Yo extraño a esos personajes que se molestaban si no se les consideraba favoritos.  Ahora, se “castiga” a la soberbia cuando ésta nació para quienes la justifican. Lástima que el América haya perdido su esencia aun en el éxito. Y si no, que salgan y corrijan a los Tigres que son ellos los que debieron preferir a otro rival.

PD. Hay quienes nacieron para ser humildes y hay quienes nacieron para recordárselos.