Juego de poeta

Tapatíos son los regios de los 90

Fue en la década de los 90 que el futbol acaparó mi atención. Crecí viendo a los equipos regios, pero admirando a los tapatíos.

Honestamente nunca simpaticé con los capitalinos, pero siempre les rendí respeto por su historial.

Rayados y Tigres no figuraban en aquella época. Una hazaña resultaba si clasificaban a la Liguilla. Las principales figuras no jugaban en Monterrey, sino en el DF y Guadalajara. Pero por alguna razón yo no paraba de comparar a los tapatíos con los regios.

El futbol espectáculo y diversión recuerdo que se concentraba en el Jalisco. Desde mi perspectiva, aquellos Tigres y Rayados estaban muy lejos de competirles a las Chivas, Rojinegros y Tecos.

Ellos se hacían fuertes, poderosos. Usualmente se clasificaban a las finales y con grandes recursos peleaban por el título.

Regios interpretaban la otra cara de la moneda. Dos clubes cuyos alcances se limitaban a pelear por una clasificación. Aunque normalmente su estatus de vida sólo le daba para luchar por su salvación.

Aunque estaban los llamados grandes de la capital, yo añoraba la calidad de futbol que ofrecían los equipos de Jalisco, que por cierto a excepción de la UAG, llenaban sus estadios.

Al igual que en Monterrey, en Guadalajara tenían su Clásico, uno mucho más atractivo por las figuras que reunían Chivas y Atlas. Eran los tiempos de Oswaldo, Franco, Pavel, Duana, Ubaldi, Márquez, Osorno, Zepeda, Guzmán, El Tapita García, Castillo, Nápoles, Misael, Ramón, Coyote, Claudio, Peláez, Arellano, Luis García, Guamerú, El  Matador Martínez, entre otros.

En aquel momento no había manera de imaginar que llegaría algún tiempo en que los equipos de Guadalajara estarían sufriendo y peleando por el no descenso. Pero a la vuelta de poco más de una década, ese tiempo ha llegado. Hace dos temporadas Tecos descendió y ahora Chivas y Atlas, al igual que Leones Negros, luchan por mantenerse en Primera.

Me da nostalgia y tristeza ver cómo los tapatíos se han convertido en lo que fueron los regios de los 90, equipos con pocos recursos para clasificar y con constantes problemas en la porcentual.

¿Podrá alguno liberarse del descenso y recuperar el protagonismo?  

jaime.garza@multimedios.com