Juego de poeta

¡Rezen que Pulido se quede!

Recargué mi espalda sobre el respaldo de mi silla cuando terminé por construir un dato peligroso que concierne a los Tigres.

A un día de que Tigres inicie su participación en el torneo, la incertidumbre sobre el futuro del atacante Alan Pulido no cesa. Al contrario, crece.

El goleador de Tigres ha asegurado a allegados que se irá del equipo porque pronto el Olympiacos de Grecia pagará por su cláusula de rescisión, movimiento que dejaría a la directiva felina sin capacidad de reacción. Sin recursos para retenerlo. Sin más, se lo “arrebatarían”. Lo que supondría una terrible noticia para Ricardo Ferretti.

¿Por qué terrible? Porque en el terreno objetivo o subjetivo, Tigres perdería un valor determinante en el esquema del entrenador. Desde un punto de vista objetivo, hoy por hoy, Alan Pulido es el mejor atacante de la U.

Si usted no está de acuerdo conmigo, no se preocupe es porque está desinformado. Si usted pretende rebatirme el tema, ni lo intente porque está desarmado. Si usted jura tener un argumento para sostener lo contrario, asegúrese de tener un dato y si lo tiene que no pueda ser superado por el que yo tengo. Porque después de estas líneas no habrá manera de que no coincida conmigo.

Los Tigres cuentan con cuatro delanteros: los argentinos Emmanuel Villa y Marco Ruben, el chicano Hérculez Gómez y el mexicano Pulido.

En el último año, Gómez, Villa y Ruben jugaron un total de 57 juegos en torneos de Liga y entre los tres apenas pudieron anotar…. ¡un solo gol!

Ruben tuvo 25 apariciones con el Évian de Francia y apenas marcó un tanto. Gómez alineó en 21 juegos con el Tijuana y Villa en 11 con Tigres (Apertura 2013) y ambos se fueron en blanco. Por su parte, en el mismo periodo Pulido jugó 36 partidos y anotó en 14 ocasiones.

A Pulido se le tacha de rebelde, indisciplinado o inmaduro. No es el modelo mediático de un club, pero tiene gol. Una virtud que no gozan sus compañeros. 

jaime.garza@multimedios.com