Juego de poeta

Raúl superará a Luis

Si Luis García brilló en el Atlético de Madrid, Raúl Jiménez no tiene por qué no hacerlo. Hace 22 años, el menudito jugador de los Pumas de la UNAM de 1.7 metros de estatura, llamó la atención de los colchoneros.

Pero el interés del club español sólo le alcanzó a la UNAM para cederlo en condición de préstamo.  El Atleti había vuelto a confiar en un atacante mexicano tras el buen negocio que le resultó comprar a Hugo Sánchez y más tarde vendérselo en una fortuna al Real Madrid.  Luis García, de 23 años, volvió a poner en alto el futbol mexicano al conseguir una marca de 17 goles en 29 juegos durante su primera temporada en futbol español.  Pero debido a la temporada siguiente bajó su rendimiento tras sostener diferencia con la directiva, especialmente con el entonces presidente, Gregorio Gil y Gil.

Hoy, a la misma edad de 23 años, Raúl Jiménez, de 1.85 metros, ha partido al club en el que Luis García brilló. Pero lo hizo bajo otra condición: en venta definitiva.  El Atlético de Madrid ha confiado más en Jiménez de lo que en su momento confió en García. Quizá sus logros son aún más significativos como los que en su momento acumuló García antes de emigrar a Europa.  Con Pumas, Luis consiguió un título de Liga y un bicampeonato de goleo en las temporadas 1990-1991 y 1991-1992. Con América, Jiménez también logró un campeonato de Liga.

En experiencia internacional Jiménez es más que García, hasta los 23 años.  Con el Tri ganó el torneo de Esperanzas de Toulon y los Juegos Olímpicos del 2012. Formó parte de la Selección mayor en la clasificación más dramática a un Mundial y justo cuando el futbol mexicano más le necesitó, respondió con un golazo de tijera. México se clasificó y él fue mundialista. En la actualidad sigue brillando con el América.  Comparar a Jiménez con Hugo Sánchez sería un crimen, pero hacerlo con García es sensato. Si Luis sorprendió en el Atleti, Jiménez tiene el potencial físico y técnico para superarlo. 

jaime.garza@multimedios.com