Juego de poeta

Insustituibles

Es muy común escuchar de ciertos protagonistas del juego, como directivos y entrenadores, que en un equipo o institución todos son sustituibles y nadie es indispensable. Pero desde mi punto de vista no se trata de otra cosa que un mero cliché.

Al menos en el futbol hay innumerables ejemplos que contradicen tal teoría. Incluso no tendríamos que voltear a Europa o Sudamérica para encontrarlos. Aquí mismo, en el futbol mexicano, somos testigos de lo que ha sufrido el bicampeón León sin su mejor volante, el seleccionado Luis Montes, quien se perdió el Mundial y continúa en rehabilitación por una fractura que sufrió en la tibia y peroné.

Montes pudo ser sustituible en Brasil 2014, pero no en su club. No hay otro jugador con similar corte o perfil y mucho menos de semejante calidad en el León. Otro indispensable en el medio campo de la Fiera y que también está fuera de actividad es José Juan Gallito Vázquez.

En Rayados, Hiram Mier podría significar una baja sensible para las próximas 6 semanas. El brasileño Víctor Ramos ocupará su lugar en la zaga central, pero su calidad dista mucho de la que ofrece el zaguero regiomontano. Y como muestra ahí está lo que ocurrió contra Santos en la Copa. Ramos acusó dos fallas graves que se tradujeron en dos de los tres goles de su rival.

Otro caso es el del lateral zurdo Jorge Torres Niño en Tigres. Se perdió el juego contra Pumas y su lugar fue ocupado por el central José Rivas. El resultado: Rivas quedó exhibido pegado a la banda. El error de Ferretti no fue haber colocado a un central de perfil derecho en la lateral izquierda, el error ha sido no reforzar tal posición porque solo tiene a Torres Nilo.

Hay otros jugadores que si no están en el campo, sus equipos lo resienten. Y no hay mejor ejemplo que el del líder goleador del torneo, Dorlan Pabón, autor de 7 de los 10 goles que suma Rayados en la Liga.

Además, en los dos partidos que el Monterrey ha perdido de sus últimos 10 compromisos entre Liga y Copa, el colombiano salió del campo dejando a su equipo con ventaja en el marcador.

Santos no sería lo que es en ataque sin su figura, Darwin Quintero. Y es probable que el Querétaro podrá ser lo contendiente que no podía ser antes de la llegada del astro brasileño, Ronaldinho.

En la vida, en la cancha y en la oficina hay sustituibles e insustituibles. ¿O alguien cree que México se habría clasificado a Corea y Japón 2002 sin Cuauhtémoc Blanco?

jaime.garza@multimedios.com