Juego de poeta

Chivas extranjeras

Lo he repasado varias veces y prefiero herir susceptibilidades a cambio de revivir al “campeonísimo”.

No comparto la tonta idea de “me muero con la mía” que los entrenadores se han encargado de difundir por todo el mundo. ¡Cómo vas a preferir morirte con la tuya, si la tuya te lleva a la “muerte”!

Así parece encapricharse el equipo más popular pero cada vez menos querido del país, el mexicanísimo Guadalajara. Por muchos años le he admirado su filosofía de jugar con puros jugadores nacionales. Nunca han aceptado extranjeros y hasta hace unos años compartía su esencia. Sin embargo, la desventaja de las Chivas en relación a casi todos sus rivales cada vez es más pronunciada.

Es triste ver su rendimiento en los últimos años. Sin alma. Sin futbol. Sin calidad. Ya no le alcanza para competir en la Liga con puro mexicano y mucho menos con una base de canteranos. Es una realidad. Como también lo es que la marca Chivas ha perdido valor en el mercado.

Otra desventaja es que sus rivales abusan de sus limitantes. Cada figura mexicana del interés del Rebaño les es ofrecido a un precio exorbitante. Y sus pocas figuras son vendidas al exterior.

Además, su estadio vacío es un fiel reflejo que su gente ya no está dispuesta a invertir tiempo y dinero por un equipo de mediana calidad que se empeña a seguir defendiendo su orgullo mexicano. Chivas requiere traicionar su tradición para rescatar su dignidad. Para recuperar su estatus de grandeza. Para dejar de repartir lástima. Necesitan de los extranjeros para volver al protagonismo y sólo con ellos se convertirán en un contendiente al título. Cruel pero cierto.

De otra manera, sólo un accidente lo llevará a una Final de Liga. Y Chivas no nació para instalarse en finales por simple azar.

Ya basta de pisotear la grandeza de un escudo. Estamos en el siglo XXI. El que no se adapta no sobrevive. Vivimos en un mundo globalizado y Vergara debe actuar. 

En su momento enamoraron a su afición no por jugar sólo con mexicanos, sino por los resultados que le dieron esos nacionales. Las Chivas deben percatarse que esa misma afición les está solicitando el divorcio porque el amor ya no alcanza con puros mexicanos.