De "finde" con Jackie Félix

De 'finde' con Jackie Félix

'Semis' con 'erre' de REVANCHA

He escuchado de voz de varios americanistas presumidos que la serie de semifinales ante el Monterrey será "como quitarle un dulce a un niño", y la verdad en primera instancia me dio risa la expresión, o sea ¡están hablando del superlíder! El equipo goleador por excelencia del Clausura 2016. Y un líder que además, ha sido contundente en cada momento, demostrando tanto a lo largo de la fase regular de este certamen como ahora en la Liguilla un poderío digno de respeto. Me reí, sí. Pero después pensé que tal vez la metáfora tendría cabida en este contexto: un niño que, esta ocasión, bien podría ser Antonio Mohamed y un dulce que -más que algo material- se podría traducir en el ferviente deseo de revancha, de la dulce venganza, que El Turco seguro tiene por demostrar su valía ante quien lo despreció hace algunos torneos: Ricardo Peláez, su anterior presidente deportivo. Claro, sin dejar de lado el camino hacia el tercer campeonato de Mohamed en el balompié nacional.

¿Se quedará el niño con el dulce? No lo sé! Jajaja, aún es temprano para suponerlo. Cada segundo que conforman los 180 minutos de los partidos en instancias de semifinales son determinantes, pero la amplia probabilidad que acompaña al cuadro regiomontano, de esa no hay duda.

De modo que, mi querido lector, este finde nos ofrece la oportunidad de reflexionar sobre dos situaciones de la actualidad del futbol mexicano, la primera ya la platicamos, la misma volatilidad que caracteriza a nuestro torneo, permite que estas revanchas se den con frecuencia.

Pero otra circunstancia que podríamos aterrizar a la vida diaria y que hasta te podría resultar más cotidiana de lo que piensas es la multipropiedad. Lo que para mí representa la cristalización del ferviente deseo de alcanzar el éxito, el triunfo, el reconocimiento, muchas ocasiones, a costa de nada.

¿Y por qué a costa de nada? Si en el futbol se mueven millones de dólares me dirás. Pues dime tú, ¿cuánto -monetariamente hablando- puede perder el propietario de una institución del futbol que, además de tener el respaldo del mexicano más adinerado, cuenta con varias opciones para saciar la sed de reconocimiento, poder y triunfo? Por supuesto que hablo de Grupo Pachuca y la familia que dirige y administra tanto a Tuzos como al Club León. ¿Pero quién soy yo (propietario, dirigente, periodista o aficionado) para juzgar a Jesús Martínez, si más que indignación por esta realidad, siento envidia?

"Todo mundo piensa en cambiar a la humanidad, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo", reza la famosa frase de Leon Tolstoi; cuánta razón en ella.

Muchas han sido las protestas, críticas y 'denuncias' en contra de la multipropiedad que asfixia a nuestro futbol y pocas o fallidas las acciones enfocadas para cambiar el panorama y beneficiar la competencia, porque evidentemente los intereses de unos cuantos pesan más. Y prueba de ello es la presencia de estos hermanos, que dicho sea de paso, son protagonistas recurrentes en la fase final del torneo mexicano, que como Caín y Abel se enfrentan y luchan a muerte adicionando ahora, morbo a la Liguilla por segunda ocasión en su historia.

Twitter @JACKIE_FELIX
felix_jacqueline@hotmail.com