De "finde" con Jackie Félix

De 'finde' con Jackie Félix

Futbol mexicano: antiético y antiestético

Vaya que hemos tenido una semana movida en cuanto a materia de futbol en nuestro país. Entre autorizaciones de reglas bizarras y más que bizarras, de plano absurdas como la 10/8… O declaraciones “rudas” y certeras como las hechas por el Káiser de Zamora, Rafa Márquez, autoridad absoluta para criticar los caminos y destinos que las decisiones de los de pantalón largo realizan en “beneficio” (o no) de nuestro futbol. Equipos que se quedan sin sus estrellas por no seguir los procesos en tiempo y forma como los Rayados del Monterrey que, en el duelo definitorio por el título del torneo, pierden por mera burocracia al seleccionado uruguayo Carlos Sánchez, uno de sus elementos fundamentales en el desarrollo de este Clausura 2016 y cuya ausencia en la cancha el próximo domingo podría marcar la diferencia entre el campeonato y quedarse con las ganas… Y ya mejor ni hablemos del linchamiento mediático que los hombres de negro, específicamente Roberto García Orozco y Luis Enrique Santander han vivido por causa de sus IMPERDONABLES errores arbitrales que condicionaron cada uno de los choques de semifinales que nos honraron en dirigir.

¡Ah! Pero por supuesto no podemos ignorar la desfasada o precipitada –cuestión de perspectiva– actividad que nuestra selección nacional de futbol tiene programada para este sábado en Atlanta, interfiriendo a diestra y siniestra con el campeonato local que aún está por terminar.

¿Qué pasa con los dirigentes y administadores de nuestro futbol? ¿En cuál de todos los tópicos relevantes que aquejan al futbol mexicano están prestando atención? ¿O será que están más preocupados por la final de la Champions? Porque no encuentro respuesta que me ayude a comprender por qué el balompié nacional da la impresión de estar a la deriva, huérfano de directriz, perjudicando directamente a los jugadores y por supuesto a la afición que hoy por hoy, no es más un ciego que solo ve corazones alrededor del escudo de su equipo, sino que exige que el espectáculo rinda frutos, no nada más para el bolsillo de propietarios y directivos, también en las vitrinas que al hincha le llena el corazón y le vacía la cartera.

Con esta falta de asertividad, creo que el futbol mexicano se ha vuelto antiético y antiestético. Porque no se vale que se escuden en el falso deseo del beneficio generalizado y porque se ve mal que a los aficionados hoy tan informados, involucrados y despiertos, sigan intentando darnos atole con el dedo. Despierten señores de pantalón largo. Estamos hambrientos de certeza y crecimiento. Pero también de transparencia y resultados positivos, mismos que hasta hoy sus acciones nos han quedado a deber.

Antes de terminar un torneo, ya nos estamos preocupando por el próximo, que de entrada nos trae la mala noticia de connacionales coartados y frustrados, que jugarán en el terreno enmascarados de una falsa esperanza de reconocimiento y desarrollo. Lo que no se vale y se verá mal. 

Twitter @JACKIE_FELIX

felix_jacqueline@hotmail.com