Detrás de…

Sharápova, ingenua tramposa

“Es bueno para el corazón ser ingenuo y
para la mente no serlo”

Anatole France

Vaya líos en los que se está viendo envuelta la tenista rusa María Sharápova desde su regreso a las canchas. Recordemos que la ganadora de cinco Grand Slams fue suspendida dos años en marzo del 2016 por dar positivo a Meldonium, sustancia prohibida por la Agencia Mundial Antidopaje, no obstante; la jugadora logró apelar su sanción y finalizar su castigo en 15 meses, mismos que ha cumplido cabalmente por lo cual, este mes de mayo retomó su carrera deportiva.

Pero el regreso de la innegablemente bella y popular tenista no fue bien visto por la comunidad mundial del llamado deporte blanco ¡ojo! no porque no hayan extrañado a Sharápova en la court, sino porque éste se dio en medio de especulaciones; como la posible invitación vía wild card para que Masha pudiese disputar el Roland Garros, situación que terminó en una declinación por parte del propio presidente de la Federación Francesa de Tenis, perjudicando las aspiraciones de la rusa.

Previo a esto, la opinión de algunas compañeras de la WTA sonaron fuerte en las redes sociales, como Eugenie Bouchard, quien a través de twitter externó su descontento por el recibimiento que el propio organismo rector del tenis femenil a nivel mundial le daba a la estrella rusa de 30 años de edad, a quien la canadiense calificó de tramposa.

Quizás los fanáticos que María Sharápova ha cosechado en más de una década de carrera SÍ están felices de volver a ver a la rusa en las canchas del tour profesional. Para mi gusto, su regreso marcado por wild cards (Stuttgart, Madrid y Roma) es decir invitaciones directas al cuadro principal de los torneos sin disputar las fases preliminares, es lo que ha molestado a la comunidad del tenis femenil, pues, como lo mencionó Bouchard y sin caer en la doble moral, una falta tan grave como el doping y su consecuencia (la suspensión) no debería premiarse con invitaciones y aplausos. Y, aunque muchos así lo crean ¡NO mis queridos amigos! Sharápova NO sufre por ser bonita, sino por ser una ingenua tramposa… ¿Cómo es posible que una atleta de élite, con su trayectoria, mediática, poderosa, rodeada 24/7 por un equipo de profesionales que cuidan su preparación, su carrera, su imagen… no lograra (a tiempo) retirar el consumo de Meldonium de “su dieta” y evitar la vergüenza y el perjuicio que ocasiona una suspensión por doping? ¿Ingenua tramposa o tramposa por ingenua?

Twitter @JACKIE_FELIX • felix_jacqueline@hotmail.com