Detrás de…

¿Qué hay detrás de un Mundial masivo de 48 clubes?

"El futbol no se juega ni por dinero
ni por fama... se juega por diversión"
Ronaldinho

El "gigantismo" se apoderó de la FIFA y el sueño de Gianni Infantino, presidente de este organismo de llevar a cabo un Mundial cuya fase final sea no con 32, sino con 48 equipos nacionales (de los 212 que pertenecen a esta organización) se materializará en algunos años, en el 2026 para ser precisos... Esta propuesta que en un inicio parecía loca e impulsiva, como toda propuesta populista, ha sido aprobada. Por ello, esta semana te invito a reflexionar, ¿qué hay detrás del Mundial masivo de 48 naciones?

1. El delirio del estado supranacional. LA FIFA no solo se ha situado en los últimos años por encima de las legislaciones penales y administrativas de todos los países, sino que realmente se ha creído que es la única organización supranacional que funciona. Esto que inició el brasileño Joao Havelange y que luego retomó el suizo Joseph Blatter, desde una actitud dictatorial e intolerante (además de corrupta), lo continúa Infantino... El hombre que se vendió como el renovador del futbol mundial, resultó lo mismo que sus antecesores... Sigue en este delirio de creerse la única organización que realmente une al mundo.

2. El dinero por encima de todo. ¡Qué lejos estamos de la filosofía de Ronaldinho Gaúcho! Quien en sus buenas épocas llegó a declarar que: "el futbol no se juega ni por dinero ni por fama... se juega por diversión". Si en algún momento como yo, creíste que estar presente en una fase final de una Copa del Mundo, era producto de los méritos de haber librado un efectivo filtro de calidad, es momento de tirar esa idea a la basura. Hoy, a la Copa del Mundo, asistirá cualquier selección... ¡Ya quiero ver las goleadas en las primeras rondas! Imagínate un partido entre Alemania contra Nicaragua: ¡Sentencia de muerte para los centroamericanos!... ¿O qué me dices de un Brasil contra Islas Salomón? El mensaje es definitivo y perverso: importa más ganar dinero que ofrecer un espectáculo competitivo.

3. El populismo de Infantino. Es evidente que Gianni Infantino pudo ganar la elección para reemplazar a Blatter a principios del 2016 porque prometió esto a varios de los países que votaron por él... Así que no le quedó de otra que cumplir, eso o correr el riesgo a ser impugnado y considerado un mentiroso. Ahora, Infantino tendrá que inventar un torneo multianual en el que estén realmente las ocho mejores selecciones, pues la verdad, no son más de ese número los representativos nacionales que pueden aspirar a ganar una Copa del Mundo.

Twitter @JACKIE_FELIX
felix_jacqueline@hotmail.com