Detrás de…

¿Qué hay detrás de la fiebre de F1 en México?

Se respira ansiedad, el pulso se acelera, se acerca el Gran Premio de México y todo indica que seremos testigos de un evento impresionante con la difícil consigna de superar lo realizado en el regreso de la máxima categoría del automovilismo a nuestro país en el 2015. Asimismo, la gran expectativa de qué piloto de los dos de la escudería Mercedes resultará campeón alimenta el morbo y la emoción, pero ¿qué hay detrás de este gran ambiente de fiesta que se vive?

A escasas horas de que arranquen los ensayos y pruebas de calificación en el Autódromo Hermanos Rodríguez ¡yo aún no tengo boletos (jajaja)! Veremos si este año también consigo deleitarme con el espectáculo del circus maximus más adelante, porque ahora quiero comentarte lo que considero que hay detrás de la gran expectación que vive no solo la Ciudad de México, sino el país entero, todo por la antepenúltima fecha del mundial de automovilismo.

¿Qué hay detrás de la fiebre de F1 en México?

1. El aficionado mexicano se hace más conocedor.

Aunque seguramente todavía habrá mucho villamelón (sin ofender jeje) que solo irá al autódromo para tomarse la selfie y presumir que está “súper inn”… la dulce realidad es que el conocimiento del aficionado mexicano en este deporte se ha incrementado. Se tardó en volver, sí, más de dos décadas, pero en esta segunda carrera consecutiva la gente, el público en general, sabe más sobre los pilotos, los bólidos, su funcionamiento, sobre los motores, la estrategia y técnica de manejo, así como del argot que impera en la parrilla.

2. El que no hay un campeón todavía.

Pese a que esta temporada, como la anterior, la escudería Mercedes ha dominado el serial, aún no tenemos campeón. La disputa entre Nico Rosberg y Lewis Hamilton está viva y candente. Lo que suceda el domingo en el GP de México puede resultar definitorio, sobre todo si Rosberg le repite la dosis del año pasado a Hamilton o si este abandoda la carrera. ¡Hagan sus apuestas!

3. La presencia de los dos pilotos mexicanos.

La presencia de Sergio Checo Pérez como representante mexicano aunado a la inclusión del otro mexicano Esteban Gutiérrez añade un toque muy especial. Sin demeritar el trabajo que ambos pilotos han realizado y sus logros, la realidad es que los dos son comparsas, sobre todo Esteban. Idem reconozco que comparsas o no, dos mexicanos en el “grill” le meten emoción, expectación y sentimentalismo al Gran Premio de México.   

Twitter @JACKIE_FELIX

felix_jacqueline@hotmail.com