Detrás de…

El maldito cáncer se puede vencer. ¡Fuerza, 'Cheque'!

“La vida no es sino una continua sucesión de

oportunidades para sobrevivir”

Gabriel García Márquez/
El Coronel no tiene quien le escriba

Es noviembre del 2010, hace poco más de un año que dejé mi ciudad, Los Mochis, para vivir en la Ciudad de México. Estoy feliz de que mi Mamirriky venga a visitarme por primera vez. Sin imaginar lo que se avecina, me ocupo de acondicionar la habitación de mi departamento destinada para huéspedes, lavo las sábanas, hago espacio en el clóset así como mi ropa en los cajones. ¡Yo no quepo, pero de la emoción! Suena mi celular, -‘¿bueno?’. Del otro lado una voz entrecortada, -‘hija’. Un silencio. -‘¿Mamirriky?’. Logra hablar, -‘hija, no podré ir a visitarte, vine a revisión con el ginecólogo y me internaron, me van a operar, tengo un tumor’… Sentí cómo mi corazón se oprimía y cómo rodaron lágrimas por mi mejilla. Tratando de ocultar mi angustia, mantuve la respiración y finalmente pregunté: ‘¿Es cáncer?’. -‘Lo sabremos cuando hagan la biopsia’. Enmudecimos.

El dolor de aquella conversación que hoy te comparto, ha revivido esta semana en la que Murciélagos FC convocó a través de Twitter (en una extraordinaria muestra de que las redes sociales también pueden servir para generar conciencia e impactar positivamente en las vidas de quienes conformamos el universo digital) para apoyar a Ezequiel Cheque Orozco, jugador de 28 años de edad, originario de Los Mochis, quien desde el 2016 lucha contra el cáncer en huesos y pulmón. La respuesta del gremio futbolístico sorprendió gratamente. América, Monterrey, Pumas, Santos, Atlético de Madrid, Chicharito, Memo Ochoa, Chaco Giménez, Rodolfo Cota, Moi Muñoz, André-Pierre Gignac, Alan Pulido… ¡Todos quieren apoyar!

A través de subastas, partidos a beneficio y donaciones, jugadores y aficionados unidos por la pasión que el futbol despierta, pero esta vez dejando de lado la frívola rivalidad en pro de la vida. Como sucedió con el ex blaugrana Eric Abidal en 2011, como está pasando con el seleccionado español Sub 21 Yeray Álvarez.

Una extirpación, 25 radioterapias (una diaria) y siete años después, gracias a la medicina y a la fe, Mamirriky sigue a mi lado más sana que nunca, ¡venció al maldito cáncer! y trabaja cada día para ser ‘digna de su segunda oportunidad’.

¡Fuerza Cheque! Los milagros existen y la gente buena, también. Piensa que “la vida no es sino una continua sucesión de oportunidades para sobrevivir”.

Twitter @JACKIE_FELIX • felix_jacqueline@hotmail.com