Detrás de…

Barcelona: ¡'Més que un club'!

“Cuanto más difícil es la victoria,
mayor es la felicidad de ganar”
Pelé

¿Es posible que el mundo entero se paralice mientras rueda un balón de futbol? La respuesta hoy más que nunca es: sí. Ya muchos al referirse al torneo de la UEFA Champions League señalaban como mágicas sus noches, pero después de lo hecho por el Barcelona ayer, NADA, difícilmente, podrá ser catalogado de mágico.

El aún equipo del “desahuciado” entrenador Luis Enrique, dio cátedra en su césped y ante su afición sobre cómo nulificar al adversario y, se creció ante la mayor adversidad registrada en el electrónico de este certámen. Superó lo que para otros fue imposible, cambió la historia y remontó el escandaloso 4-0 que aparentemente había sentenciado su eliminación de esta edición de la UEFA Champions League cuando en el Parque de los Príncipes, no solo no hilvanó el esperado triunfo, sino que dio una pobre y sumisa demostración en la cancha. No me acuses de ser culé ni de ser parcial. Porque nadie puede considerarse imparcial si ama este deporte. Porque hasta quien no goza los colores del Barça, goza su futbol y celebra esta histórica remontada. Leí y escuché infinidad de voces molestas, aseverando que los dioses del silbato contribuyeron de manera importante en el “milagro” que ha representado el pase a cuartos de final del Barcelona la tarde (en México) del miércoles. Y les cuestioné, ¿cómo se llamaba el árbitro? No hubo respuesta.

Y no la hubo porque en los libros nadie escribirá ni nadie recordará al colegiado ni sus decisiones (buenas o malas) de aquel 8 de marzo del 2017 en el Camp Nou, por el contrario. El mundo todo rendirá homenaje, tributo y pleitesía a la batalla encarnizada que libraron los gladiadores del club blaugrana. Se hablará desde hoy y para siempre, del gran partido que dio Neymar Jr., de su golazo, su penal y su asistencia. Se alabará la labor de Lio Messi, que continúa escribiendo con letras de oro cada paso que da en persecución del esférico y de sus sueños que son los nuestros, los de su afición. Se buscará imitar la magistral jugada que tuvo a bien nacer en los pies de Ney y que encontró en los botines de Sergi Roberto la más épica de las innumerables victorias que colecciona el club catalán ¡a diez segundos del final!

Hoy más que nunca el Barcelona es més que un club, al que se le aplaude de pie y con fuerza.   

Twitter @JACKIE_FELIX • felix_jacqueline@hotmail.com