Consultorio del deportista

Noviolencia y deporte

Primeramente mis condolencias y solidaridad a los afectados por el sismo y mi admiración y reconocimiento a los miles de voluntarios que  han participado en las labores de rescate y apoyo a los damnificados. Pero la vida sigue, así que con una actitud positiva ante las circunstancias adversas debemos volver a nuestras responsabilidades. La reflexión de esta semana parece no encajar con el objetivo de la colaboración, las lesiones en el deporte,  pero dado que, a los conceptos de los autores con el objetivo de la colaboración o espectador violento, mostrando conductas agresivas aún no nos reponíamos emocionalmente del impacto  que el sismo nos dejó y este lunes nos enteramos del fallecimiento de un joven, quien murió súbitamente durante una riña en un partido de futbol soccer celebrado en un club de la localidad. Esta acción de violencia en el deporte, si bien no aislada, me recordó la existencia del texto Noviolencia y Deporte de la  Biblioteca Temática del Deporte,  INDE publicaciones, Barcelona,  España publicado en 2000. Les comparto los conceptos más trascendentes. En el texto, los autores analizan los resultados de estudios observacionales de varios años sobre las conductas violentas en los acontecimientos deportivos.  El contenido no está dirigido únicamente a relatar distintos tipos de manifestaciones violentas y a explicar sus causas, sino que va más allá,  hacen una propuesta educativa para modificar estas conductas que comúnmente se dan en el deporte. En este sentido, establecen, que la filosofía de la paz y noviolencia en el deporte debe ser un concepto tomado como instrumento en la preparación técnica de los deportistas para desarrollar conductas de respuesta no violentas en la resolución de conflictos. Este concepto nace y está conectado con un concepto propio del mundo deportivo, el juego limpio, el “Fair Play”.

Con la expresión noviolencia, término sugerido por los autores,  se pretende darle a la palabra un significado conceptual. Noviolencia, no es la negación de la violencia, tampoco es la generación de una nueva palabra en el lenguaje. Pretenden que sea una manera de pensar, una forma de entender la relación del hombre en una de sus facetas de interacción social, la actividad física y el deporte.  La educación para la noviolencia, no solo informa,  exige replantear el proceso de información, el modo de enseñar y transmitir valores, la forma de relacionarnos, las conductas  y actitudes.

En la vida cotidiana, en todos los círculos de nuestra relación social se producen habitualmente situaciones y conductas contrarias a una educación para la noviolencia. Por ejemplo, en el contexto familiar la imposición de determinados deportes por parte de los padres, puede generar conductas violentas en los niños como respuesta a la negativa de poder elegir en función de sus gustos o preferencias. Padres que ofrecen un modelo de practicante o espectador violento, mostrando conductas agresivas o falta de respeto al equipo contrario, al público, al árbitro. En el ámbito escolar y deportivo, los profesores y entrenadores educan en los valores de: tienes que ser el mejor, lo debes conseguir por encima de todo, los mejores son los importantes. Actualmente a nadie satisface el concepto filosófico del deporte “lo importante no es ganar, sino competir”.  Recomiendo a los formadores y educadores en el deporte, incluyendo a los padres, la lectura de este libro.

dr.ignaciocardona@gmail.com
Twitter: @icardonam