Consultorio del deportista

¿Qué son los meniscos?

Los meniscos son cartílagos articulares que funcionan como “empaques amortiguadores” dentro de la articulación de la rodilla, protegiendo al cartílago que cubre al hueso, además de darle estabilidad a la rodilla, entre otras funciones.

¿Por qué se rompe el menisco? La rotura, desgarro o fractura del menisco generalmente se da por un movimiento de giro o cambio de dirección con carga en la rodilla  con el pie fijo en el piso, quedando aprisionando entre los huesos de la rodilla. Muy frecuentemente se asocia a lesiones de  ligamentos.

Cuando se rompe un menisco la rodilla duele, se inflama y hay dificultad para apoyar. Hay lesiones que pueden cicatrizar solas, si esto no ocurre, persiste el dolor y la sensación de inestabilidad, de que la rodilla “se atora” o de que “algo brinca” adentro.

La exploración física detallada por un médico ortopedista puede orientar hacia el diagnóstico, el cual se confirma con la Resonancia Magnética. ¡¡¡Cuidado!!! Muchas veces los cirujanos se basan solo en el reporte de la Resonancia Magnética para hacer el diagnóstico de una lesión y para indicar una cirugía.

Las tendencias actuales son preservar el menisco para preservar el cartílago articular. El procedimiento artroscópico por ser mínimamente invasivo es el más indicado ya que facilita la reparación de la lesión, conservando  el menisco y preservando todas sus funciones. La rehabilitación implica un periodo mayor de tiempo de rehabilitación que la resección y quedarse sin apoyar por un mínimo de 4 semanas para facilitar el proceso de cicatrización.

En el caso de no ser factible la reparación se procede al corte y remodelación del menisco con la ventaja de un periodo de rehabilitación mucho más corto pero con la desventaja de que se acelera el proceso de desgaste del cartílago articular ya que se pierde parte de la función del menisco. Está demostrado que el perder 30% del menisco aumenta la carga 3 veces en la rodilla. La decisión de repararlo o quitar parte o todo el menisco se toma finalmente en quirófano, dependiendo de: la configuración de la rotura, la zona del menisco donde está el desgarro, el tiempo de la lesión, la edad del paciente y la calidad del tejido.

¿Qué me va a pasar si perdí casi todo o todo el menisco?

La rodilla está destinada a iniciar un proceso degenerativo progresivo por lo que se debe aceptar el cambio de estilo de vida para detener en lo posible la velocidad del desgaste. Actualmente se hacen  trasplantes de menisco de cadáver y también hay la posibilidad de sustituirlo por meniscos sintéticos, pero desgraciadamente, aunque el trasplante se ve como una buena opción, los resultados que se esperan no siempre son satisfactorios porque no se integran totalmente, no se pueblan de células del paciente receptor y terminan por romperse.

¡Cuidado!, hay algunos médicos que están abusando de esta técnica. Las indicaciones de trasplante de menisco son: pacientes jóvenes en los que se ha retirado el menisco por lesión,  que NO tienen desgaste en la articulación, que NO tienen deformidades de la angulación de las rodillas y que durante sus actividades empiezan con dolor. Hasta la fecha NO es justificable poner un menisco de cadáver por prevención del desgaste.

dr.ignaciocardona@gmail.com

Twitter: @icardonam