Consultorio del deportista

¿Por qué es difícil recuperarse del Ligamento Cruzado Anterior?

Lamentable lesión la que sufrió Alfredo Talavera en su rodilla izquierda que lo alejará de las canchas por un mínimo de 6 meses,  si es afortunado,  ya que de acuerdo al reporte médico  se trata de la rotura del Ligamento Cruzado Anterior (LCA).

Esta es la lesión más temida por los atletas de élite ya que es sabido en el medio que esta lesión puede alejarlos para siempre de la práctica profesional. Se considera que sólo uno de cada cinco (el 20 por ciento) de los atletas que la sufren son capaces de recuperar el nivel de desempeño deportivo que tenían antes de lesionarse. Casos de futbolistas extraordinarios como Hugo Sánchez y Cuauhtémoc Blanco, entre otros, no lograron recuperase al 100 por ciento terminando su carrera antes de lo esperado.

Talavera se lesionó de la manera que más comúnmente se rompe el LCA: sin contacto físico, al caer mal con la pierna flexionada y girando, o bien al girar el cuerpo con el pie fijo.

¿Podría haber influido  el esguince que sufrió en esa rodilla hace poco más de un año? Cuando una rodilla se lesiona, por leve que esta haya sido,  queda tocada, así se dice en el argot deportivo, es vulnerable. Pudo haber sufrido daño parcial en las fibras del LCA, logró recuperarse y volver a jugar.

La rodilla es considerada la articulación más vulnerable del sistema músculo esquelético debido a su anatomía y biomecánica. Por su forma se asemeja a un tren de aterrizaje sobre una plataforma muy corta y su estabilidad depende al 100 por ciento de las estructuras estabilizadoras: los ligamentos y la actividad muscular. El LCA es uno de los principales estabilizadores controlando la rotación de la rodilla, además de proporcionar funciones propioceptivas indispensables en el desempeño deportivo.

Cuando se hace actividad física la rodilla es sometida a gran estrés, sobre todo en actividades de giro, saltos y cambios de dirección ya que esta se mueve simultáneamente en tres planos: flexiona, se desplaza lateralmente y gira sobre su eje, lo que exige total integridad estructural para su función y protección del cartílago articular.

Si bien la rotura del LCA no es la lesión más común en la práctica del futbol soccer, sí se podría considerar la más seria por las posibles consecuencias que a mediano o largo plazo se presentan ya que al romperse el LCA generalmente se dañan también, en menor o mayor grado, el cartílago articular y los meniscos acelerando el deterioro de la articulación.

Actualmente se considera que la mejor opción para tratar la rotura del LCA en atletas de elite es la cirugía de reemplazo del LCA. ¿De qué depende el retorno pronto y seguro a  la competencia? Depende de varios factores siendo dos los más importantes: el factor biológico, el cual determina  la integración y maduración del injerto y el otro es la recuperación funcional dada por la estabilidad articular y  la función neuromuscular.

Para facilitar el desempeño biológico se requiere de una técnica quirúrgica depurada y adecuada a cada caso y  para la recuperación funcional  la aplicación de programas específicos de rehabilitación.

Estos procesos requieren un mínimo de seis meses, aunque en recientes consensos de expertos se ha sugerido que es más seguro retornar después de 12 meses para disminuir el riesgo de la rotura del injerto se utilicen o no aditivos biológicos para acelerar los procesos. Yo no arriesgaría. Otros casos como el de Radamel Falcao, quien después de varias cirugías, tardó dos años en lograr recuperar el nivel de juego exigido por las ligas europeas.

dr.ignaciocardona@gmail.com

Twitter: @icardonam