Consultorio del deportista

Golpes ilegales

Es difícil encontrar una palabra más apropiada para describir lo que Trevathan, linebacker de Osos de Chicago, hizo en el tercer cuarto la noche del pasado jueves en el encuentro contra los Empacadores. El receptor de Green Bay, Davante Adamas, estaba cubierto por muchos defensores de los Osos cuando Trevathan bajó la cabeza y golpeó brutalmente la cara de Adams, con tal fuerza que la boquilla salió volando. Fue un golpe ilegal y sucio que le ocasionó a Adams conmoción cerebral que lo mantuvo en el hospital por un par de días. Como nosotros decimos, llamen a la policía. 

Durante el receso de la temporada, el comité de competición de la NFL anunció que ciertos golpes ilegales, previamente sancionados con una penalización de 15 yardas, estarían sujetos a expulsión y/o suspensión inmediata en la primera ofensa. En ese momento, el vicepresidente ejecutivo de la NFL, Troy Vincent, dijo que la liga quiere eliminar los golpes que calificó de “catastróficos”. Trevathan, fue suspendido dos juegos por la liga por haber violado la regla 12, sección 2, artículo 6, independientemente de que el haya declarado que no hubo intencionalidad de dañarle.

Más allá de que la NFL tiene ya una nueva herramienta para castigar acciones como esta, las implicaciones médicas y económicas que este tipo de lesiones condicionan a los jugadores, requiere de un serio análisis de parte de todos los involucrados. Como ya he comentado en columnas anteriores, este deporte, por ser un deporte de contacto físico, expone a los practicantes a lesiones traumáticas severas, que van más allá de contusiones y torceduras. Cuando se trata de golpes en la cabeza, la conmoción cerebral ocasiona edema en el cerebro, el cual si es repetitivo puede causar daño en las células nerviosas, y puede ser irreversible, lo que condiciona secuelas neuromusculares con diversos grados de discapacidad psicomotora. Investigadores de la Universidad de Boston han identificado la enfermedad degenerativa conocida como Encefalopatía Crónica Traumática (ECT) en 96% de los jugadores de la NFL examinados y en el 79% de todos los jugadores de Futbol Americano en todas las categorías revisadas. Esta enfermedad puede ocasionar pérdida de la memoria, depresión y demencia. El director del estudio dijo “La gente piensa que se está exagerando, que es una enfermedad muy rara y que estamos sensacionalizándola”.  

En un comunicado, un portavoz de la NFL dijo: “Estamos dedicados a hacer que el fútbol sea más seguro y sigan tomando medidas para proteger a los jugadores, incluidos los cambios de reglas, con avanzada tecnología de la línea lateral y con recursos médicos de vanguardia. Continuaremos haciendo inversiones significativas en investigación independiente a través de nuestras aportaciones económicas a la Universidad de Boston, los Institutos Nacionales de Salud y otros esfuerzos para acelerar la ciencia y la comprensión de estos temas. Es tan real y preocupante para la NFL este problema que posterior a este estudio que las demandas de exjugadores se amplió y tuvieron que autorizar los primeros 65 millones de dólares en pagos en fondos fiduciarios que cubren reclamos por lesiones, pruebas de base y educación.

dr.ignaciocardona@gmail.com

Twitter: @icardonam