Consultorio del deportista

El futbol americano, más que conmociones cerebrales

La práctica de futbol americano en nuestra comunidad ha ido en incremento en las últimas décadas, dejando de ser un deporte exclusivo para los hombres. “En Zapopan este tipo de proyectos nos ha posicionado como la capital del fútbol americano y tochito bandera y seguiremos trabajando de la mano con los equipos, y con ustedes, para que llevemos este deporte como una herramienta para alejar a nuestros jóvenes, jovencitas, niños y niñas de la delincuencia, es la ruta que seguiremos en esta administración”, dijo el regidor Oscar Ramírez Castellanos.

Si bien es cierto que el futbol americano, como deporte, es un modelo referente que fomenta valores positivos como el respeto, el sacrificio, la importancia del trabajo en equipo, la responsabilidad individual para el logro colectivo como lo expone Horacio Krell, experto en desarrollo organizacional, en “El futbol como modelo empresarial”, en el reverso de la moneda,  está el riesgo latente de las lesiones y las conductas negativas que se dan cotidianamente, las cuales se toleran y solapan justificándolas como necesarias para la formación del carácter, pero estas, pueden arraigarse para el resto de sus vidas si los chicos no son vigilados y orientados correctamente por los adultos, responsables de su formación. 

Desde el punto de vista médico la NFL ha mostrado constante interés y disposición de proteger la integridad física del jugador, sin que esto demerite el espectáculo deportivo. Más allá de la reciente preocupación por el daño cerebral por las concusiones cerebrales que ha llevado a prohibir las tacleadas con el casco y obliga a los jugadores a revisiones médicas estrictas para autorizar su regreso a la competencia, existen otras lesiones que por su naturaleza no deben ser consideradas menos importantes. Por mencionar cifras, un reporte de la NFL donde se analiza la temporada colegial 2005, se incluyen 332 jugadores de élite, el 54% tuvo al menos una lesión en rodilla, 233 en total; 1.3 por jugador.  86 de ellos requirieron 114  cirugías. Por posición las lesiones fueron más comunes en los linieros defensivos (68%), mientras que los alas cerradas y linieros ofensivos (57%). Los corredores y linebackers fueron en quienes la cirugía de rodilla fue más frecuente.  El temor a lesionarse fue lo que llevó a Fournette de la Louisiana State University  y Christian McCaffey de Stanford  a no participaran en el pasado Tazón Colegial. Tenían más que perder que ganar argumentaron ellos.

No solo las lesiones físicas pueden afectar. Hay situaciones que pueden dañar el área emocional de los chicos como es el bullying al que son sometidos los jugadores o la presión excesiva del entrenador y los padres para mejorar su rendimiento deportivo y lograr la titularidad. Esto puede afectar su autoestima y promover conductas inadecuadas.

Y como siempre nuestro mensaje más importante es sobre la prevención. El trabajo de fortalecimiento muscular y propiocepción en la pretemporada es la clave para lo físico y el apoyo psicológico y estar atentos a las conductas del entrenador  todo el tiempo, para lo emocional.

dr.ignaciocardona@gmail.com

Twitter: @icardonam