Consultorio del deportista

¿Qué es el esguince de tobillo?

Me ha pasado que pacientes me piden que les muestre en la radiografía el esguince. El esguince,  por definición, es una lesión de los ligamentos que se encuentran alrededor de una articulación. Los ligamentos son fibras fuertes y flexibles que sostienen los huesos, son tejidos blandos y no es posible verlos en las radiografías. El esguince de tobillo es una lesión muy común, es la causa número uno de atención en urgencias traumatológicas a nivel mundial. Para darnos una idea, en Estados Unidos se registran 25 mil casos diariamente. No es una lesión exclusiva del deportista. El mecanismo más común es la inversión súbita del pie hacia adentro, ocasionando el estiramiento de los ligamentos que sujetan la articulación del tobillo en su región lateral. El grado de estiramiento condiciona el grado de lesión. Estos se pueden estriar demasiado o romperse, siendo la causa de que la articulación duela y se inflame.

Si es una lesión leve, la movilidad y el apoyo son posibles y tolerables. En lesiones más graves, esguinces grado tres, hay más hinchazón y el dolor impide el apoyo del pie. En la mayoría de los casos los pacientes refieren haber escuchado un “crack” al momento de la torsión, lo que causa alarma pensando en que algún hueso se rompió.

¿Qué se debe de hacer en estos casos?

En primer lugar, no perder la calma, tratar de identificar la magnitud de la lesión y aplicar las recomendaciones básicas RICE (por sus siglas en inglés: Reposo, Hielo, vendaje Compresivo y Elevar la extremidad). Es recomendado acudir a revisión médica lo más pronto posible para descartar una fractura, en el caso de inflamación excesiva, dificultad para movilizar el tobillo o incapacidad para apoyar.

La rehabilitación de un esguince de tobillo puede iniciarse cuando la hinchazón empieza a ceder. Para asegurar la recuperación al 100 por ciento es necesario cumplir tres  objetivos: Recuperar la movilidad y flexibilidad, restablecer la fuerza y por último, para mí el más importante, es la recuperación del balance funcional automático, la propiocepción. Este último objetivo se logra cuando se cumplieron los anteriores.

¿Cuándo puedo regresar a jugar?

El regreso al deporte y la actividad física ordinaria se debe hacer cuando se haya logrado lo siguiente:

Movilidad completa en todas las direcciones.

Fuerza cercana a la normal, pararse en puntas, talón, borde lateral del pie.

Que el ejercicio y la actividad física no produzcan dolor

Buen balance funcional, lograr el equilibrio en un pie.

Cuando se ha regresado al deporte se recomienda utilizar vendajes o estabilizadores elásticos para facilitar la readaptación y recuperar la confianza y seguridad. Nunca utilizar soportes rígidos.

¿Puede uno recuperarse al 100% por ciento?

Sí se puede en la mayoría de los casos, aún en esguince severos. La clave está en el diagnóstico y tratamiento adecuado.  

dr.ignaciocardona@gmail.com

Twitter: @icardonam