Consultorio del deportista

El ejercicio es medicina

A partir de hoy inicio una colaboración semanal sobre temas médicos relacionados con la práctica deportiva, con aportaciones basadas en casos que frecuentemente se presentan en el consultorio y que considero serán de interés para todos, dado que puede tratarse de cualquier persona que haga ejercicio o practique actividad física o deportes o de quienes pretendan incursionar en ello.

Agradezco a Grupo MILENIO el haberme dado esta oportunidad con la cual se pretende informar y orientar a la comunidad con recomendaciones sencillas y fácilmente aplicables para hacer del ejercicio o deporte una práctica segura y saludable, la cual pueda realizarse por siempre.

Breve reseña histórica

Hace aproximadamente 50 años apareció en eslogan “El ejercicio es medicina” difundiéndose universalmente los beneficios que su práctica ocasionaba en la salud y el bienestar, por lo que pronto fue instalándose como un estilo de vida. De manera simultánea fue desarrollándose la Medicina del Deporte como una especialidad médica, aportando conocimientos relevantes acerca del impacto del ejercicio en el proceso salud-enfermedad.

Antes de continuar me gustaría diferenciar, como aportación meramente cultural, el significado de los términos que usualmente se usan indistintamente para referirse a la acción de ejercitarse. El diccionario dice que ejercicio físico es cualquier actividad física que mejora y mantiene la aptitud física, la salud y el bienestar de la persona. 

Actividad física como concepto se entiende  toda actividad o ejercicio que tenga como consecuencia el gasto de energía y que involucra a muchos fenómenos tanto físicos como psíquicos. Por lo general esta debe ser planeada y propiamente organizada para obtener los resultados específicos buscados como el bajar de peso o como coadyuvante en el tratamiento de alguna enfermedad o simplemente para sentirse bien.

Por último, deporte es la actividad física pautada por reglas y que se practica con fines recreativos o competencia.

Entre las frases más comunes que uno se encuentra cuando alguien comienza a ejercitarse es que llegó una lesión por mala suerte.

En la mayoría de los casos no se trata de mala suerte, las lesiones en la práctica deportiva aunque son evento esperado se pueden prevenir.  Es mejor prevenir que lamentar dice el refrán y este aplica muy bien aquí. La prevención es el primer nivel de atención de la medicina y por cierto el más económico y se basa en el conocimiento de las causas y por supuesto en la acción decidida de implementar y aplicar las medidas necesarias para disminuir su presentación.

Recomendación: Es necesaria la evaluación médico deportiva en la cual se pueden detectar los factores predisponentes de riesgo para una lesión y se darán  las medidas correctivas orientadas a eliminar o amortiguarlos.

Reflexión: Si consideramos al ejercicio como medicina, este debería ser prescrito por profesionales, para indicar la dosis, la vía de administración y el tiempo de aplicación conveniente y adecuado a cada individuo, para asegurar el beneficio y evitar los efectos adversos o no deseados, como sucede con el uso de medicamentos. 

Cita en 7 días.

 

dr.ignaciocardona@gmail.com

Twitter: @icardonam