Consultorio del deportista

El deporte en las primeras etapas de la vida

Las vacaciones de verano están por terminar y la mayoría ha regresado a prepararse para el siguiente ciclo escolar. Quienes regresaron sanos y salvos tendrán tema para rato. Seguramente algunos guerreros tendrán que reponerse de las lesiones sufridas en alguna de sus batallas deportivas.  Esto no es nuevo, es cíclico. Es bien sabido que en los periodos vacacionales se incrementa la incidencia de accidentes en casa y fuera de ella en actividades recreativas y deportes. ¿Los adultos estamos conscientes de ello? ¿Hacemos algo para evitarlas? 

La práctica deportiva durante la infancia y adolescencia es un tema que ha llamado la atención a muchos grupos interdisciplinarios interesados en el comportamiento de estas etapas de la vida y que debería ser tomado en cuenta con mucha seriedad y responsabilidad por los adultos, ya que esta práctica puede redituar muchos beneficios en  su desarrollo físico, mental  y emocional, con repercusión positiva en su vida adulta tanto en el ámbito personal como social.

Desafortunadamente su práctica conlleva el riesgo de las lesiones. Al tiempo que los niños crecen y maduran, las lesiones musculo esqueléticas les asechan, por lo cual es muy importante conocer los perfiles de riesgo tanto de cada uno de ellos, así como de las actividades en las que participan para intervenir oportunamente tratando de evitarlas o de reducir el riesgo de que se presenten, ya que en algunos casos estas pueden dejar secuelas funcionales por el resto de sus vidas.

La práctica deportiva en la niñez y adolescencia debe ser vista como un complemento educativo y de formación mediante la cual se aprendan o refuercen valores positivos como el respeto, la tolerancia, la responsabilidad, el trabajo en equipo, entre otros, así como también aprender a manejar la euforia por el triunfo  y la frustración por la derrota.

El rol del adulto, ya sean padres o maestros sería entonces el facilitarles el desempeño en estas actividades, patrocinando, colaborando en la planeación y organización de sus actividades deportivas complementarias sin que estas representen una sobrecarga con la consecuente saturación de sus tiempos lo que les ocasiona angustia y estrés. Se ha demostrado que la especialización deportiva en edades tempranas facilita la aparición temprana de lesiones. Las actividades físicas en estas etapas deben ser orientadas a la motivación por la activación física para contrarrestar el desarrollo del sedentarismo y la obesidad pero sin perder el objetivo primordial del disfrute.

Por lo tanto nuestros esfuerzos no deberán ser orientados al desarrollo de atletas profesionales sino formar en los niños y adolescentes hábitos y estilos de vida saludables que les den beneficios por el resto de sus vidas.

El entendimiento y reconocimiento de como ocurren las lesiones nos permite aplicar las medidas de prevención oportunamente  para hacer de la práctica deportiva en los niños y adolescentes una actividad segura y divertida.

Así sí vale la pena correr el riesgo

dr.ignaciocardona@gmail.com

Twitter: @icardonam