Consultorio del deportista

Los beneficios de entrenar en invierno

Aunque oficialmente el invierno aún no ha iniciado, sí el frío, por lo que  en las próximas dos colaboraciones vamos a analizar algunos puntos que considero de interés para ejercitarnos sin riesgos durante esta época. Durante el invierno, incluso a las personas que se sienten motivadas a ejercitarse les cuesta trabajo cumplir con su programa. A muchos de nosotros nos puede resultar mucho más cómodo quedarnos en la cama y posponer el ejercicio. Sin embargo, es importante continuar con el programa habitual de ejercicio ya que además de los beneficios conocidos, el ejercicio al aire libre es una excelente forma de curar la depresión invernal, aumentar los niveles de energía, que tienden a ser menores durante épocas de tiempo frío o días oscuros y estimular el sistema inmunitario, con la posibilidad de sufrir menos resfriados estacionales.  Hacer ejercicio en el frío presenta sus propios riesgos por lo que a continuación les doy algunas sugerencias y recomendaciones para reducirlos. Las personas con problemas de salud, como asma o problemas del corazón, deben hablar con su médico antes de ejercitarse en el frío.

Vístase en capas

No se vista con ropa demasiado abrigada. El ejercicio genera mucho calor. Lo mejor es vestirse con capas de ropa que pueda quitarse apenas comience a sudar y luego volver a ponérselas cuando se vaya enfriando. Evite la ropa de algodón, que absorbe el sudor y se mantiene húmeda. La última capa debe ser de un material impermeable que permita el paso del aire.

Protéjase las manos y los pies

La sangre se dirige hacia el centro del cuerpo. Eso significa que es más probable que se le enfríen las manos y los pies. Póngase un par de guantes delgados debajo de unos guantes más gruesos. Además, procure que en sus zapatos de invierno le quepan calcetines térmicos.

Abríguese la cabeza

Lleve siempre una gorra o una banda protectora en la cabeza y abríguese el cuello, porque hasta un 50 por ciento del calor del cuerpo se pierde por la cabeza y el cuello.

Tápese la boca

Una bufanda o máscara le permite calentar el aire antes de inhalarlo. Esto es particularmente útil si respirar aire frío le causa garganta seca o sufre a menudo de infecciones de las vías respiratorias altas.

Manténgase hidratado

No olvide tomar mucha agua antes y después del ejercicio, así como durante el mismo. Uno puede deshidratarse tanto en el frío como en el calor.

Evite el consumo de alcohol

El alcohol aumenta la pérdida de calor corporal, de manera que después de consumirlo hay más probabilidades de presentar hipotermia.

¿Sabías que practicar ejercicio al aire libre en invierno incrementa el consumo de calorías hasta en un 30% más? La razón es simple: en invierno el cuerpo debe trabajar más para regular su temperatura interna frente los elementos externos, y esto lo consigue consumiendo más calorías y parte de la grasa acumulada. ¡Ya tienes una razón de peso para salir de casa!

dr.ignaciocardona@gmail.com

Twitter: @icardonam