Consultorio del deportista

Regreso seguro a la competencia deportiva

Cuando un atleta sufre una lesión, su principal inquietud es cuánto tiempo va a estar fuera de las canchas. Aunque el conocimiento de las lesiones ha permitido establecer periodos estimados de recuperación, en la práctica cada caso es diferente y no se debe de generalizar que una fractura del pie tarda de 4 a 8 semanas en sanar o que la recuperación de cirugía del ligamento cruzado es de 6 meses. En medicina cada caso es diferente y por lo tanto su evolución y recuperación dependerá de las circunstancias y la capacidad de reparación biológica individual.

Es importante estar seguro del momento adecuado para retomar las rutinas de ejercicio habituales ya que una recaída temprana es frustrante y desalentador para todos.

Existen lineamientos que nos sirven de guía para autorizar el incremento y progresión del ejercicio y el retorno a la competencia.

Es necesario considerar el tipo de lesión sufrida, por ejemplo en los esguinces, no es lo mismo un esguince grado 1, donde solo algunas fibras del ligamento se rompen a un esguince grado 3 donde el ligamento se lesiona por completo. Es importante también tomar en cuenta la articulación lesionada: no es igual un  esguince de la rodilla que del tobillo. Por su anatomía la rodilla requiere de estabilidad ligamentaria al 100 por ciento, en cambio en el tobillo, se pueden utilizar vendajes estabilizadores  que compensen la inestabilidad residual de la lesión.

Tipo de deporte. En los deportes en los que no hay contacto físico y la actividad no es demasiado intensa, la persona se puede incorporar antes.

Para los deportes de contacto físico y velocidad es elemental que antes de volver al deporte se hayan superado las pruebas físicas de fuerza y potencia muscular, agilidad, reacción. Que no se presente dolor durante ni después de la práctica. Que se haya recuperado la propiocepción y haber recuperado el rango de movimiento normal o casi normal sin dolor.

Realizar entrenamientos con movimientos y acciones que se requieren en el deporte. Es importante comenzar lentamente. Antes de participar con toda la energía y con  toda la fuerza, probar a un nivel menos intenso y observar cómo se siente esa noche y al día siguiente antes de aumentar lentamente la fuerza e intensidad de sus movimientos.

No continuar la actividad si existe un dolor persistente y regresar al médico para una nueva valoración.

dr.ignaciocardona@gmail.com

Twitter: @icardonam