Vox Populi, Vox Dei

Que regrese Vucetich…

En medio de una bronca monumental en las tribunas del Tecnológico, la afición rayada gritaba a los cuatro vientos “¡Que regrese Vucetich!”, situación que todos sabemos es prácticamente imposible de suceder, ya que la manera en que fue cesado a mediados del torneo pasado fue más que lamentable, considerando la extraordinaria cantidad de glorias que le dio a la institución, mismas que de nada le valieron en el momento de ser despedido.

Ahora bien, los buenos resultados de una institución no dependen solamente del correcto desempeño del cuerpo técnico y jugadores, ya que como en cualquier empresa, la chamba se reparte desde las altas esferas hasta el empleado de menor jerarquía, y lo que es una realidad es que en los momentos de máxima gloria de los Rayados el equipo de trabajo de la directiva y cuerpo técnico, estaba conformado por cuatro piezas clave de las cuales hoy sólo quedan dos, situación que desde mi punto de vista ha ocasionado desde hace algún tiempo que parezca un barco sin brújula en medio del océano, incapaz de encontrar el rumbo correcto que los lleve a buen puerto.

¿Qué sigue ahora, despedir al Profe Cruz? Seguramente eso es lo que sucederá muy pronto, pero al que traigan, forzosamente iniciará un nuevo proceso, el cual, en el mejor de los casos, empezará a dar resultados dentro de un año.

Por otro lado, los Tigres siguen en el sótano jugando mal y con un compromiso para este sábado contra los Tiburones, lo cual ha de tener feliz al equipo jarocho, ya que la especialidad de los felinos es andar reviviendo muertos y el que no lo crea, solamente dele un vistazo a los Pumas, quienes después de vencer al equipo auriazul, todo ha ido viento en popa.

En fin, el mal desempeño de los Rayados en la Liga MX tiene varias temporadas y se veía venir una caída más dramática como la que vemos ahora, la cual ha sido motivada por el cúmulo de malas decisiones que se han tomado desde la salida del señor Urdiales a la fecha.

Sin embargo, el caso de Tigres es de esos que no hay un racional que pueda orientarnos para saber el mal que los aqueja y que los tiene bien cimentados en el sótano de la tabla general desde el inicio de la campaña. Por ello me pregunto, ¿será cuestión de que la tribuna felina también grite? ¡Que regrese Vucetich!

LA VOZ DEL PUEBLO ES LA VOZ DE DIOS. ¡YA DIJE!

hugo.carrillo@multimedios.com