Vox Populi, Vox Dei

Si les gusta el sótano… ¡ahí síganle!

En una junta de negocios de hace algún tiempo, una persona hablaba de que su desempeño en el trabajo era muy bueno porque su calificación en una evaluación había sido del 90%, situación que lo tenía muy satisfecho.

Sin embargo, alguien de mayor jerarquía puso sobre la mesa un comentario que hizo reflexionar a los asistentes, y esto se refería a lo que sucedería si una compañía de aviación estuviera conforme porque sólo se le caen el 10% de los aviones, eso también les daría a ellos un 90% de calificación, pero no significaría nada bueno.

Pues bien, al analizar el encuentro de Tigres del sábado pasado, nos damos cuenta que durante el primer tiempo salieron como verdaderas fieras con hambre de triunfo a despedazar a un Santos que corrió con mucha suerte al haber recibido solamente un gol.

Sin embargo, poco a poco fueron bajando la intensidad a grado tal que en la segunda mitad la historia fue otra, ya que los dirigidos por El Tuca se dedicaron a jugar como en las primeras cinco jornadas, es decir, ¡a nada! Y con mucha fortuna y gracias a la falta de contundencia de un Oribe Peralta que no está pasando por su mejor momento, lograron rescatar un triste y amargo empate.

Ahora bien, ¿qué hace que un equipo tan bien armado en el papel no logre obtener buenos resultados? Pues en mi opinión, principalmente se debe a la falta de concentración y compromiso de los jugadores a la hora de disputar un encuentro, o dígame usted, ¿cómo se justifica que les metan un gol en los primeros dos minutos del segundo tiempo?

En fin, este campeonato parece un remolino de mediocridad en el cual el equipo auriazul se siente muy cómodo y sin ganas de salir a demostrar como profesionales lo que todos sabemos de que son capaces, y simplemente se dedican a trabajar al 90% durante 20 o 30 minutos y el resto del tiempo a navegar sin rumbo, situación que se ha traducido en estar afianzados en el sótano durante seis jornadas.

Por ello, sólo me resta comentar: si eso es lo que les gusta… ¡ahí síganle!

LA VOZ DEL PUEBLO ES LA VOZ DE DIOS. ¡YA DIJE!

hugo.carrillo@multimedios.com