Vox Populi, Vox Dei

El árbitro es parte del juego

Desde hace muchos años he considerado que el árbitro es parte del juego, es decir, que los equipos tienen que sacar adelante un encuentro a pesar de los errores del también llamado hombre de negro o colegiado.

Y digo esto, ya que este sujeto tiene la obligación de aplicar las 17 reglas establecidas por la FIFA para un partido de futbol, mostrar una cierta autoridad, cronometrar la duración del encuentro y lograr todo esto tratando de mantener el más bajo perfil, de manera que no se convierta en el protagonista del encuentro.

Sinceramente, es una chamba bastante difícil, tomando en cuenta que todo lo tiene que resolver en fracciones de segundo, decidiendo las sanciones que debe aplicar con la colaboración de dos asistentes y sin ninguna clase de ayuda de la tecnología, situación que en todo caso habría que criticar severamente, ya que si estos hombres se pudieran apoyar en algunos casos con repeticiones instantáneas, seguramente harían mejor su trabajo y se cometerían menos injusticias. 

Por ello, considero reprobable la actitud de un hombre experimentado como lo es Herrera en el partido de Vuelta de la Final, donde él y sus Águilas se vieron rebasados por la contundencia de un León que no perdonó y que salió en todo momento a buscar el campeonato, anotando cinco goles que poco a poco fueron cavando la tumba donde se depositaron los restos de las aspiraciones del famoso bicampeonato.

En fin, así es el futbol, está lleno de pasión, y mientras la FIFA no decida utilizar la tecnología, seguirán existiendo jugadas polémicas que nos hagan recordar partidos de hace muchos años, como aquél del gol de lamano de Dios en los Cuartos de Final de México 86, disputado entre Argentina e Inglaterra hace más de 27 años en el mismísimo estadio Azteca, entre otras muchas injusticias más que se han cometido y otras más que faltan por cometerse.

Por ello, señor Herrera, ahora con el puesto ratificado como técnico nacional, sería bueno que muestre otra actitud de cara a la próxima Copa del Mundo y entienda que los juegos hay que ganarlos siendo contundentes frente al arco rival y dejarse de acusar a terceros por las ineficiencias propias ya que… el árbitro es parte del juego.

LA VOZ DEL PUEBLO ES LA VOZ DE DIOS. ¡YA DIJE!