Vox Populi, Vox Dei

Protagonismo sin límites…

Así es la personalidad de Marco Rodríguez, quien una vez más en su protagónica carrera influyó en el marcador de un encuentro debido a esa imperiosa necesidad de hacerse notar y de sentirse que el mundo no lo merece, tal y como sucedió el domingo pasado en el partido de los Tigres frente a las Águilas del América.

En este partido se dedicó en todo momento a detener las acciones una y otra vez con un criterio bastante deficiente, al grado tal que decidió expulsar de la manera más rigorista posible a uno de los jugadores más técnicos y limpios que hay en el futbol mexicano, como lo es el caso de Hugo Ayala.

Y por otro lado, entre otros, perdonó a Osvaldito Martínez, quien además de cometer un penalti monumental en contra de Lobos, le propinó un tremendo codazo en el rostro a Damián Álvarez y sin embargo, continuó en el encuentro.

Pero así es el futbol, hay que ganarle al rival en la cancha y sobreponerse a los errores arbitrales y al protagonismo de personas como Chiquimarco, quien debería haberse retirado hace tiempo por voluntad propia u obligado por la Comisión de Árbitros, lo cual sería en beneficio del espectáculo y de la salud mental de los aficionados a este deporte.

Ahora bien, considero importante aclarar que los únicos responsables de no haber superado al América en estos Cuartos de Final, sin ninguna duda, fueron los Tigres, ya que cuando tuvieron la oportunidad de liquidar a su rival en el Juego de Ida, simplemente renunciaron a esa posibilidad y decidieron intentar cuidar un débil marcador a favor para buscar resolver todo un campeonato en la casa del superlíder, cosa que estuvieron cerca de lograr ya que se entregaron como no los habíamos visto en seis meses, pero finalmente cayeron terminando así con la ilusión de la hinchada auriazul de volver a ver a su equipo disputando por lo menos una Semifinal más.

En fin, el caso es que calificando como superlíder como fue hace seis meses o en octavo lugar como lo fue en este torneo, los dirigidos por Ferretti no han sabido superar a los rivales que les han tocado.

Así es que para los aficionados de esta ciudad, no nos queda más remedio que entrarle al futbol de estufa para que nos haga soñar con los posibles refuerzos que vendrán a los dos equipos regiomontanos, con los cuales, en caso de que se confirmen, esperemos que tanto Tigres como Rayados se conviertan en… protagonistas sin límite.

LA VOZ DEL PUEBLO ES LA VOZ DE DIOS. ¡YA DIJE!