Vox Populi, Vox Dei

Magia en "El Volcán"

Algo tarde, pero aún a tiempo los Tigres se acordaron que son un equipo grande, que cuentan con un extraordinario plantel, que están dirigidos por un excelente técnico y que su afición es el tesoro más grande que pueden tener.

Y finalmente se pusieron a hacer su chamba y a jugar con la calidad que todos estuvimos esperando durante nueve fechas. Realmente fue un deleite ver cómo la defensa no permitió hacer de las suyas a la ofensiva más contundente del torneo, controlando el balón y acertando una gran parte de los pases de manera que fueron armando jugadas al más puro estilo del Tuca Ferretti, es decir, sin prestarle el esférico al rival a lo largo del encuentro y con un Alan Pulido inspirado y un Lucas Lobos en vías de regresar a su extraordinario nivel, dieron cuenta de una Máquina Celeste que no vio ni las placas del camión que le pasó por encima.

¿Qué sucedió respecto de las nueve jornadas anteriores? La verdad es que simplemente los jugadores recordaron que les pagan para hacer bien su trabajo y ante la postura firme y acertada de la directiva de mantener a toda costa al don Ricardo Ferretti al frente del equipo, al plantel no le quedó más remedio que ponerse a hacer bien su chamba y cambiar un sonoro abucheo por un aplauso generalizado en las tribunas debido a la extraordinaria exhibición de buen futbol frente al rival más complicado de este Clausura 2014.

¿Qué sigue ahora para los felinos? Pues nada más que refrendar este buen futbol ante un rival mucho más cómodo como lo es el quipo de La Franja para meterse de lleno a zona de calificación, la cual tienen muy a la mano debido al bajo nivel de competencia que ha imperado en este certamen con miras a la Copa del Mundo.

En fin, lo más sencillo sería ponernos a volar con estos Tigres que se mostraron como el equipo que siempre apreciamos en el papel; sin embargo, considero que para que esto suceda, tienen que demostrar de manera consistente que han decidido fijarse metas de muy alto nivel y que pelearan con garra, talento y orden por convertirse en los protagonistas que merece su afición quienes los apoyan bajo cualquier circunstancia invadiendo estadios y pasando por cualquier cantidad de malos tratos en patio ajeno, y entonces sí gritaremos a los cuatro vientos que son merecedores de todo el cariño y la pasión que desborda esta hinchada auriazul y dejaremos de pensar que este gran resultado fue producto de un sueño o simplemente ocasionado por una… magia en el Volcán.

LA VOZ DEL PUEBLO ES LA VOZ DE DIOS. ¡YA DIJE!

hugo.carrillo@multimedios.com