Vox Populi, Vox Dei

"Levanta muertos"...

Después de servir una vez más como levanta muertos al haber llenado de oxígeno puro a los Pumas en el encuentro celebrado el sábado pasado en El Volcán, los Tigres se preparan para enfrentar a su más acérrimo rival en un Clásico que no emociona ni al más entusiasta aficionado de esta ciudad.

Comento esto ya que si bien es cierto que el equipo mostró una mejoría notable de la mano de un Lucas Lobos inspirado —quien por cierto, dio un partidazo tal y como nos tenía acostumbrados hasta antes de su baja de juego de los últimos meses— y finalmente lograron romper el maleficio al anotar un gol que, por cierto, tendría que haber sido anulado por el fuera de lugar del joven Pulido, quien de alguna forma participó en la jugada.

Sin embargo, supongo que el árbitro asistente no quiso convertirse en el villano que acallara el grito de gol que había esperado tanto tiempo por explotar en las tribunas y mejor se hizo como que no vio, dándolo por bueno.

Y cuando todo parecía que iba a terminar en una fiesta de goles felinos con repetidos embistes contra la portería puma, que se le ocurre al buen Pepe Rivas cometer la falta más inocente, innecesaria e inútil que existe al propinarle tremendo codazo a la humanidad del Pikolín, con aquella mala fortuna de haber sido pillado por el árbitro central, provocando la roja directa por agresión sin balón y dando al traste con todo, ya que aunque el equipo se esforzó, los dirigidos por Trejo lograron apoderarse del balón que le arrebataron a los felinos locales y a partir de ahí, todo se derrumbó.

Por otro lado, los Rayados regresaron bastante bien librados con su 2-0 a cuestas, ya que lo que se vio en el encuentro era para que no regresaran con menos de 4 o 5 chorizos en el morral, debido a que los Diablos, sin emplearse a fondo, dieron fácilmente cuenta de ellos.

En fin, seguramente este próximo sábado lo que veremos en el último Clásico a celebrarse en el Tec será un encuentro donde ninguno de los dos estrategas querrá perder menos que nunca, es decir, que seguramente presenciaremos un aburrido empate, ya que las cosas están como para que aquél que sea derrotado, posiblemente pase a formar parte de los desempleados de este país.

Y en caso de que alguno de los dos logre levantarse con el triunfo, será debido a que el derrotado es, sin ninguna duda, el campeón levanta muertos de la ciudad.

LA VOZ DEL PUEBLO ES LA VOZ DE DIOS. 

¡YA DIJE!  

hugo.carrillo@multimedios.com