Vox Populi, Vox Dei

Falta de respeto total…

¿Qué demonios está pasando con los jugadores de Tigres? Pregunto esto ya que lo único que hemos visto a lo largo de 270 minutos de juego es una total y absoluta incompetencia en el desempeño de un sistema, tanto en lo individual como en lo colectivo, de los elementos que han participado en estas primeras tres jornadas del campeonato de la Liga MX.

Y a esto sólo se le puede calificar como una total falta de respeto de los jugadores hacia ellos mismos, hacia la directiva, al cuerpo técnico y a su gran afición, que además de abarrotar hasta las banderas del Volcán, los siguen a cualquier sitio donde les toque jugar como visitantes.

Y digo que esta actitud es una falta de respeto debido a que no hay ninguna excusa para que jugadores de esta calidad fallen tantos pases en distancias de tres o cuatro metros, y que no logren defender su meta como Dios manda; además de tampoco ser capaces de armar ataques colectivos considerando la tremenda calidad del plantel, la cual es inobjetable, cuando menos en el papel.

Así que el compromiso es enorme para las siguientes 14 jornadas que restan al torneo, por lo cual urge que se dé el primer paso jugando bien y ganándole al peor Pumas que hemos visto en muchos años.

De manera que para la Jornada 5 sean capaces de enfrentar con calidad a unos Rayados que parecen haber despertado el sábado pasado, cuando golearon al Querétaro de la mano de un inspirado Chelito Delgado, quien se echó el equipo al hombro y con su gran talento los guió a remontar un marcador que para el medio tiempo daba la impresión de convertirse en una dolorosa derrota que hubiera sido la gota que derramara el vaso y que provocara el divorcio definitivo de la afición con la directiva y el cuerpo técnico.

En fin, ningún jugador o equipo pueden haber sido tan buenos y unos meses después haberse convertido en algo tan malo o deficiente, salvo que así lo hayan decidido los responsables directamente del desempeño, es decir, los mismos jugadores.

Por ello, sólo hay de una sopa: pónganse a hacer lo que ustedes y nosotros sabemos de que son capaces, de manera que esto borre paulatinamente la sensación actual de una… falta de respeto total.

A VOZ DEL PUEBLO ES LA VOZ DE DIOS.  

 ¡YA DIJE!