Vox Populi, Vox Dei

Divorcio…

En medio de un claro divorcio de la afición felina con su gran ídolo y capitán del equipo, Lucas Lobos, los Tigres jugando a casi nada frente a un Veracruz con mucha voluntad y poco talento, finalmente anotaron un gol sin estar en fuera de lugar y con ello lograron su primer triunfo, para el cual tuvimos que esperar a que El Tuca cumpliera 60 años y que se disputara el octavo compromiso de este Clausura 2014.

¿Qué sigue ahora? ¿Ganarle a Chivas? Ojalá que así sea, pero que esto suceda jugando bien y demostrando la calidad que se supone que tiene este plantel, y digo esto porque para la afición no basta que suden la camiseta ya que eso es lo mínimo que se espera.

La idea es que todo ese talento individual de tanta figura con la que cuenta este equipo derroche esas virtudes de manera colectiva y se conviertan en las fieras que se supone que son.

Por ello, ¡Ya basta de mencionar que solamente les falta gol!, ya que ésa es la mentira más grande que he oído en mi vida.

La verdad es que les falta todo, el equipo no tiene orden defensivo y se han olvidado de jugar controlando la posesión del balón, de manera que vayan construyendo una ofensiva por ambas bandas y por el centro, y que éstas terminen en una verdadera oportunidad de gol, con disparos de media distancia, jugadas de pared, diagonales, etc., y no sólo con los mismos centros a la olla una y otra vez durante cada partido. Ésa es la verdadera razón de por qué les falta gol.

En fin, increíblemente estos Tigres con siete unidades en ocho jornadas están todavía con posibilidades de calificar a la Liguilla, ya que con una pequeña racha de dos o tres victorias consecutivas, estarían dentro de los primeros ocho lugares de este mediocre campeonato en el cual sólo unos cuantos han tomado con verdadera responsabilidad su compromiso de participar con eficiencia, evitando con ello un distanciamiento con su afición que los lleve a un inevitable… divorcio.

LA VOZ DEL PUEBLO ES LA VOZ DE DIOS. ¡YA DIJE!

hugo.carrillo@multimedios.com